Depilación láser

depilacion laser

¿Qué es la depilación láser?

La depilación láser permite una depilación progresiva y definitiva de cualquier zona del cuerpo y del rostro. El principio es simple, el láser se centrará en la melanina del pelo y se calentará a una temperatura tan alta que todo el pelo se desintegrará. Esto incluye la destrucción del bulbo piloso, el tallo del pelo y todos sus componentes. Así, cuanto más oscuro y grueso sea el vello y más clara sea la piel, mejor será el resultado del láser.

En Top Clinic te realizamos una depilación láser sin provocarte ningún tipo de molestia.

Llámanos y resolvemos todas tus dudas por teléfono.

La felicidad es bella

Queremos verte feliz, porque no hay nada más bello que la felicidad.

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para agendar una cita en una de nuestras clínicas:

Pide cita GRATIS

¿Qué es la depilación láser?

Una técnica depilatoria que consiste en el uso del láser para eliminar el vello corporal. Fue en 1957 cuando Gordon Gould la descubrió accidentalmente. Un movimiento fortuito de un haz de luz láser hacia su brazo provocó que el pelo desapareciera tras quemarse.

No fue hasta 1996 cuando se abrió la primera clínica de depilación láser, tras aprobarse el uso del láser con fines terapéuticos. Es importante destacar que cada tipo de láser encaja con una tipología de piel. Sin embargo, el láser de diodo es de los más utilizados.

Su onda de 800 nanómetros consigue acceder a capas más profundas. Es la alternativa ideal para personas con el vello oscuro. Se adapta bien a amplias superficies de piel, como la espalda y las piernas. Además, es el que exige menos sesiones para lograr un óptimo resultado.

El láser Alejandrita tiene una onda de 755 nanómetros y es ideal para áreas pequeñas. Resulta aconsejable para personas con vello rubio, débil y fino. A la hora de seleccionar el láser más adecuado, es imprescindible contar con la opinión del experto para que el tratamiento sea el más adecuado.

Principales beneficios de la depilación

Las ventajas de la depilación son varios, lo que exige que se comenten con mayor detenimiento en los apartados siguientes.

Comodidad y rapidez
El paciente únicamente tiene que tumbarse en una camilla, ponerse unas gafas protectoras y relajarse. Cada sesión tiene una duración inferior a los 30 minutos. La eliminación progresiva del vello se comprueba con facilidad tras el paso del tiempo, siendo casi definitiva.

Combate dos afecciones habituales del vello corporal
La primera es la foliculitis (infección de los folículos pilosos). Padecerla supone que los vellos se enquisten y que se genere pus alrededor. La segunda es el hirsutismo o exceso de vello. El láser contribuye a eliminarlas con acierto.

Se ajusta a todo tipo de personas
Basta con que, quien se encargue de la depilación, analice el pelo que se vaya a depilar. La selección del tipo de láser, del número de sesiones y de su duración es una decisión sencilla. Quien quiera depilarse con esta técnica, no tendrá ningún problema.

Mejora el aspecto de la piel
El láser no solo elimina el pelo, sino también las manchas y las zonas oscurecidas. Así, es más fácil obtener una piel uniforme. Igualmente, suaviza el área tratada gracias al empleo de cremas calmantes y de efecto frío tras cada sesión.

Consejos para una depilación láser más efectiva

Puede parecer una paradoja que se venga comentando la efectividad de la técnica y que sea necesario poner en marcha consejos para potenciarla. Sin embargo, preparar las partes del cuerpo que vayan a depilarse de manera correcta es sinónimo de éxito. A continuación, se comentan las recomendaciones más eficaces.

No tomar el sol
Los especialistas siempre recomiendan que el proceso de la depilación láser comience en invierno, pues debe evitarse la exposición directa de las extremidades o la espalda al sol, con o sin protección.

Los rayos UV activan la melanina del vello, lo que termina por fortalecerlo. Ello provoca que haya que alargar el número de sesiones o aumentar la intensidad del láser utilizado. Evitarlo es tan fácil como cubrirse el cuerpo en los días previos a cada sesión.

No depilarse
En ocasiones, se piensa que al llevar el pelo más corto, el láser hará más efecto. Es justo lo contrario, ya que al cortarlo, la melanina aumenta. Además, el haz de luz alcanza el folículo debilitándolo. Para lograr este efecto, es recomendable que haya vello de cierta longitud. Es aconsejable dejar de depilarse con cera unos 30 días antes de la primera sesión.

Cortar el vello claro o fino
El láser tiene más dificultades para eliminarlo correctamente. Es aconsejable depilarse con cuchilla unos días antes para que se oscurezca y se endurezca. Una vez más, se recuerda que el vello debe crecer antes de someterse al láser.

Afeitarse entre sesión y sesión
Lo habitual es que, tras la primera sesión, aparezca de nuevo el vello. Como métodos depilatorios, se pueden usar la cuchilla y la crema. El proceso se repite al tener que esperar a que el nuevo vello tenga la longitud adecuada antes de repetir el tratamiento.

Hidratar la piel tras cada depilación
Es necesario el uso de cremas de aloe vera o que hidraten en profundidad. Se recuerda que el láser puede provocar cierta irritación (edema perifolicular) o enrojecimiento del área tratada. A mayor nivel de hidratación, menos molestias y mejor se prepara la piel para la próxima cita.

Depilación láser masculina, una tendencia al alza

Los hombres están apostando de forma decidida por este tipo de depilación. Debe subrayarse que siempre van a necesitar más sesiones que una mujer. El motivo no es otro que el alto nivel de testosterona, la hormona encargada del crecimiento del vello.

En lo que respecta a las áreas de depilación más demandadas, son varias. Las más recurrentes son el pecho, la espalda, las piernas e incluso la barba. Debe reseñarse que el vello masculino es más largo que el femenino. Así, el tipo de láser a utilizar será siempre el más potente.

Al contrario de lo que sucede con las mujeres, los hombres con mucho vello no pueden esperar que en una sesión se depile la totalidad de cada área. Lo habitual es dividir el trabajo en distintas partes para poder llevar a cabo el procedimiento de forma correcta.

Además, se añaden otros aspectos que inciden en la necesidad del uso de un mayor número de sesiones. Un hombre sano experimentará el crecimiento del vello incluso superada la barrera de los 50 años, algo que no ocurre con las mujeres.

Finalmente, se recuerda que la depilación láser no es definitiva y que, independientemente del sexo, exige varias sesiones para debilitar el vello. Sus resultados son altamente satisfactorios, tratándose de un método depilatorio recomendable.