Sudor

sudor tratamiento

¿Qué es el sudor?

 

El sudor se excreta a través de los poros de la piel y es producido por las glándulas sudoríparas presentes en la piel. Su secreción está regulada por el sistema nervioso autónomo. Las glándulas sudoríparas ecrinas se abren en la piel a través de un poro. Son particularmente numerosos en las palmas de las manos, axilas, tórax, frente y plantas de los pies.

Su sudor contiene principalmente agua y sales minerales. El cuerpo tiene alrededor de dos millones de estas glándulas. 

 Si lo que te preocupa es un exceso de sudoración que puede resultar incómodo en situaciones sociales, en Top Clinic lo tratamos. Disponemos de tratamientos inyectados específicos que producen la relajación de la zona a tratar y evitan este molesto fenómeno. Este tratamiento es especialmente indicado para personas que por su profesión puedan tener problemas con la sudoración excesiva.

Llámanos y resolvemos todas tus dudas por teléfono.

La felicidad es bella

Queremos verte feliz, porque no hay nada más bello que la felicidad.

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para agendar una cita en una de nuestras clínicas:

Pide cita GRATIS

¿Qué es la hiperhidrosis?

Como se ha mencionado, la hiperhidrosis o sudoración excesiva es un problema que se caracteriza por una sobreproducción de sudor. Las zonas en las cuales se manifiesta este exceso de sudor son las palmas de las manos, plantas de los pies, axilas y el rostro.

Esta dolencia es muy común durante la adolescencia y la infancia, pudiendo extenderse también en la vida adulta. Generalmente, quienes la padecen sufren dificultades para relacionarse con los demás, especialmente porque presentan manos húmedas y frías. Esto se debe a que se siente incomodidad a la hora de enfrentarse a conductas sociales tales como saludar con la mano, manipular documentos y papeles o ejecutar diversas actividades cotidianas: trabajar con ordenadores, realizar actividades manuales, entre otras.

La hiperhidrosis palmar se relaciona con la aparición de hiperhidrosis facial, axilar o plantar, todo lo cual produce síntomas de ansiedad social. Tener sudoración excesiva en el rostro puede llevar los pacientes a sentirse inseguros, ya que también se suele presentar un rubor facial muy notorio.

Actualmente, no se da demasiada importancia a la hiperhidrosis, dado que no se considera un problema grave de salud sino, más bien, molesto. Es por ello que no se le presta la suficiente atención desde el punto de vista clínico. Sin embargo, está comprobado que produce una disminución de la calidad de vida de aquellos que la padecen

Síntomas de la hiperhidrosis

El principal síntoma es una sudoración excesiva, aún en momentos en los cuales esta debería ser normal. Suele presentarse más de una vez por semana. Además, pueden presentarse síntomas como náuseas, aturdimiento o dolor en el pecho.

Es necesario consultar con un médico cuando este exceso de sudoración influye negativamente en las rutinas diarias, cuando ocasiona angustia o dificultades para relacionarse, cuando la sudoración excesiva es repentina o cuando se presentan en las noches sin razón aparente.

¿Por qué se suda más de lo normal?

Las causas de este trastorno son, principalmente, estímulos de índole térmica o emocional, los cuales desencadenan la respuesta de sistema nervioso simpático de las glándulas sudoríparas. Esto ocasiona el exceso de sudoración.

Algunos factores, como hablar en público, temor a ser el centro de atención o a la visibilidad de los propios síntomas, pueden desencadenar los episodios de sudoración. También puede provocarse por algunos tratamientos médicos farmacológicos.

Tipos de hiperhidrosis

Esta enfermedad puede clasificarse según la localización de las zonas afectadas o las causas que la originan.

Según su localización, puede clasificarse en dos:

  • Geolocalizadas: Este tipo de hiperhidrosis afecta a toda la superficie corporal por igual.
  • Localizadas: En este caso, solo afecta zonas específicas del cuerpo


Según las causas que la originan, puede dividirse en dos grupos:

  • Idiopática: Se trata de una causa desconocida. La mayoría de pacientes se ubican en este rango, ya que se desconoce por qué se produce o se originan los episodios de sudoración en exceso. Esta se localiza solo en manos, pies, rostro y axilas. Usualmente, se inicia en la infancia y la adolescencia y persiste durante años. Con frecuencia tiene antecedentes familiares, por lo que se supone que tiene una causa genética. En algunos casos, tiene una tendencia a desaparecer alrededor de los 25 años.

Patológica: En este caso, sí se consigue identificar la causa. Es probable que aparezca acompañando otras enfermedades de tipo infeccioso, neurológico, intoxicaciones, tumores o algunos tipos de diabetes. Algunas de esas enfermedades son la fiebre de Malta, tumores carcinoides o intoxicación alcohólica. También puede aparecer como efecto secundario del consumo de fármacos, como pueden ser los antidepresivos.

¿Cuál es el mejor tratamiento para la hiperhidrosis?

Existen dos grandes tipos de tratamiento para la hiperhidrosis: farmacológico y cirugía.

Tratamiento farmacológico
En algunos casos, el tratamiento con fármacos es suficiente para reducir el exceso de sudor. El tratamiento inicial es tópico y consiste en fármacos anticolinérgicos, así como astringentes y curtientes. Todos ellos están destinados a inhibir la sudoración que producen las glándulas sudoríparas.

Cirugía de la hiperhidrosis
Este tratamiento tiene un alto porcentaje de resultados positivos, más del 80 % de los pacientes manifiestan una mejoría de los síntomas.

Esta cirugía está indicada para aquellos casos severos, cuando el tratamiento farmacológico no haya funcionado como se esperaba. Para acceder a ella, es necesario que sea indicada por un cirujano, ya que no resulta efectiva en todos los pacientes.

Esta operación es ambulatoria y presenta una tasa de complicaciones bastante baja. Se trata de una intervención de alrededor de una hora de duración. Consiste en una pequeña incisión de apenas 5 mm de profundidad en cada lado del tórax, donde se localizan la cadena simpática responsable de la sudoración y del rubor facial. Así, se colocan unos clips que comprimen estos nervios.

El exceso de sudoración / hiperhidrosis es un problema de salud que se puede tratar. Hay que recordar que no es un problema psicológico, sino de orden biológico, aunque sí puede afectar de manera psicológica, además de social y laboral, a quienes la padecen.