Luminosidad

luminosidad

¿Qué es la luminosidad facial?

Te preguntarás cómo tener una piel más luminosa y uniforme. La luminosidad en la cara está presente cuando da la sensación de emitir luz propia. La piel perfecta dispone de una buena oxigenación, hidratación y tonificación.

En Top Clinic ofrecemos tratamientos para que tu piel recupere ese brillo que te caracteriza. Desde el departamento de estética contamos con tratamientos de oxigenación, mascarillas y peeling y desde el departamento de medicina estética ofrecemos soluciones más personalizadas como el skinbooster (microinyecciones de ácido hialurónico), vitaminas inyectadas o estimuladores de colágeno.

¿Quieres volver a brillar?

Llámanos y resolvemos todas tus dudas por teléfono.

La felicidad es bella

Queremos verte feliz, porque no hay nada más bello que la felicidad.

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para agendar una cita en una de nuestras clínicas:

Pide cita GRATIS

¿Por qué es importante la luminosidad facial?

A medida que pasan los años, la piel del rostro va perdiendo su brillo y su firmeza. A partir de los 35 años, cada persona irá notando manchas o arrugas. Por eso, la luminosidad facial se vuelve algo sumamente importante. No solo aporta una piel mucho más hidratada y flexible. También, deja un mejor aspecto y disminuye las líneas de expresión. Entonces, aplicar tratamientos específicos resulta muy beneficioso para homogeneizar la piel, mejorar las manchas, disminuir el enrojecimiento, cerrar poros y mucho más.

El tono o el color de la piel se determina según la cantidad de melanina y oxihemoglobina que se tenga. Cuando se acumula mucho contenido de melanina, se producen manchas. Mientras tanto, el aumento de oxihemoglobina provoca enrojecimiento. Esta es la forma en que se va apagando el rostro y dejando de lucir firme y brillante. Gracias a varias técnicas de la medicina estética, esto puede repararse y generar una cara mucho más saludable y limpia.

En general, se puede combatir la flacidez cutánea y frenar los signos de deterioro o envejecimiento facial. A su vez, estas técnicas estimulan la producción de elastina y colágeno. El resultado es la obtención de un rostro con más firmeza y elasticidad. Además, se elimina el acné, la rosácea y otras enfermedades crónicas que puedan afectar la dermis de la cara.

¿De qué manera se puede dar luminosidad a la piel?

Hay muchas formas de iluminar el rostro y de disimular las imperfecciones. Además de llevar a cabo tratamientos estéticos, existen muchos productos que ayudan al mismo fin. Algunas personas utilizan un sérum en su rutina de limpieza diaria. Con este, logran resolver afecciones puntuales como la pérdida del brillo o la hiperpigmentación. Se trata de una forma muy práctica de recuperar el tono natural de la dermis facial. Esto se debe a que este producto ataca las capas más profundas rápidamente.

Otra alternativa es el empleo de un limpiador facial, tanto por el día como por la noche. Es una forma de retirar los restos de maquillaje, las células muertas y la suciedad ambiental. Por consiguiente, permite eliminar los puntos negros, desobstruir los poros y reducir el acné. Consiste, entonces, en limpiar y regenerar la dermis de modo natural. Sin embargo, se puede complementar esto con una mascarilla para optimizar los resultados. Se usan dos veces por semana y su misión es absorber el exceso de grasa e impurezas para dar más suavidad.

En el caso de querer disimular el cansancio y un rostro apagado, hay que trabajar en el contorno de los ojos. Se trata de una zona muy sensible y la que más expone los signos de la edad. Las ojeras y las bolsas se deben tratar con productos que no irriten. Así, el uso diario retrasará también la aparición de arrugas. Sin embargo, mantener la piel hidratada es un complemento importante al anterior. Emplear cremas hidratantes dos o tres veces al día se vuelve fundamental. Se consigue alisar aún más el rostro y le aporta nutrientes esenciales.

¿Qué tratamientos de belleza hacen que el rostro tenga luminosidad?

La tecnología de vanguardia ofrece varias maneras de regenerar la dermis facial y otorgar brillo. La técnica más popular es la mesoterapia facial. Se trata de un método de rejuvenecimiento que inyecta vitaminas y minerales en la piel. Se utiliza, no solo para combatir el envejecimiento, sino también para retrasar la aparición de arrugas. En muchos casos, se precisa la aplicación de cremas anestésicas para disminuir las molestias de los pinchazos de aguja. Las sesiones no suelen superar los 15 minutos.

Sin embargo, hay otros tratamientos que producen efectos similares como el peeling. Consiste en una exfoliación profunda para eliminar las células muertas de la dermis. Así, el cutis queda libre de manchas e impurezas. Su aplicación se da de dos maneras. La primera es mecánica, con un cepillo, una esponja o un rodillo. La segunda es química, empleando sustancias que estimulan la producción de colágeno.

Asimismo, también se puede acudir a la aplicación de una máscara de luz led. Esta técnica no es ni agresiva ni invasiva. Favorece la regeneración celular y mejora el aspecto del cutis, dándole firmeza. Se coloca y retira como una mascarilla facial ordinaria. En cambio, la luz pulsada intensa (IPL) es una contraparte de la máscara de luz led. Su objetivo es dar solución a problemas cutáneos más severos. Por ejemplo, manchas solares, manchas de edad, manchas marrones y muchas más. Su aplicación es por medio de un láser.

En otro sentido, se puede mencionar la terapia regenerativa con factores de crecimiento. Busca estimular los tejidos y mejorar su tersura de modo natural. Sin embargo, se requiere extraer plaquetas de la sangre, con el fin de purificarla de impurezas. Así, vuelve a inyectarse en el paciente y produce una especie de regeneración celular interna.

En conclusión, cada persona es responsable de elegir el tratamiento más adecuado para obtener un cutis más luminoso. Muchos dermatólogos y médicos estéticos pueden dar su opinión al respecto. Pero, todos los tratamientos suelen tener una aceptable efectividad y óptimos resultados. Entonces, utilizar uno u otro va a depender de cada necesidad y tipo de piel.

¿Cómo se puede tener una piel luminosa sin maquillaje?

Los problemas en la piel están ligados al sistema nervioso. El estrés y el cansancio suelen provocar reacciones cutáneas o una apariencia de dermis poco saludable. Por eso, darle jovialidad y frescura es algo muy importante para cuidarla. Y, para conseguirlo, no solo es preciso mantenerla hidratada y nutrida. Se necesita efectivizar una superficie lisa y un tono homogéneo. En este sentido, el maquillaje se vuelve un gran aliado. Sin embargo, existen métodos para obtener los mismos resultados sin su empleo.

Adoptar una serie de hábitos cotidianos es una de las alternativas. Por un lado, se pueden realizar rutinas de limpieza y nutrición para mantener la hidratación. Por otro lado, es conveniente la utilización de protección solar facial y evitar costumbres poco sanas. Es el ejemplo del tabaco, el alcohol y las dietas desbalanceadas. Todo esto puede producir efectos en la dermis y tener que acudir al uso del maquillaje para cubrir las imperfecciones. Asimismo, la medicina estética también ofrece muchos tratamientos específicos para lograr la luminosidad facial.