Cicatrices

cicatrices

¿En qué consiste el tratamiento de cicatrices?

La piel está formada por tres capas, la epidermis superficial (no vascularizada), la dermis ( profundo y vascularizado) y la hipodermis. Cuando la piel se lesiona, se produce un proceso de reparación natural, llamado cicatrización: se origina en la dermis.

La cicatriz es el rastro visible de una lesión en la dermis tras este proceso de curación. La cirugía ha sido durante mucho tiempo una de las formas de tratar las cicatrices antiestéticas.

¿Quieres conocer las últimas técnicas en láser para eliminar cicatrices? Ven a Top Clinic, y olvídate de esas molestas marcas

Llámanos y resolvemos todas tus dudas por teléfono.

La felicidad es bella

Queremos verte feliz, porque no hay nada más bello que la felicidad.

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para agendar una cita en una de nuestras clínicas:

Pide cita GRATIS

¿Cuáles son los tipos de cicatrices?

Las cicatrices se pueden dividir en tres tipos:

– Cicatrices normales: quedan en la piel cuando la herida se ha curado de manera correcta. Suele ser una línea muy fina de similar color al de la piel o tal vez un poco más roja. Quedan confinadas a los márgenes de la herida original. No requieren tratamiento y mejoran con la edad. Son el tipo más sencillo de eliminar mediante distintas técnicas.

– Cicatrices hipertróficas: corresponde a formas de cicatrización excesiva, es decir, a una hiperproducción de tejido conectivo. Suelen aparecer tras lesiones traumáticas, quirúrgicas o inflamatorias. Se elevan por encima de la superficie de la piel que las rodea y presentan un color enrojecido.

Este tipo de cicatrices aparecen cuando la herida se somete a movimientos constantes durante su proceso de curación. También puede aparecer debido a procesos dermatológicos como acné, quemaduras o tatuajes. Empeoran en personas más jóvenes. Suelen tratarse con geles de silicona.

– Queloides: son similares a las cicatrices hipertróficas, pero más desarrolladas. Tienden a extenderse fuera de la zona de la herida y ocupar tejido sano. Generalmente, causan prurito y ardor. Son más comunes en mujeres jóvenes y personas de raza negra. Suelen tratarse con corticoides.

– Cicatrices atróficas: en este tipo de cicatrices, la piel se regenera, pero sin la necesaria cantidad de colágeno en la capa dérmica. Por ello, suelen quedar como hoyuelos o depresiones en la piel. Se pueden deber a un acné severo, resultado de cirugía o traumatismos. Suelen aparecer en la cara (nariz, mejillas o frente)

¿Cómo se pueden eliminar las cicatrices?

Existen distintos tratamientos en función del tipo de cicatriz.

Para eliminar cicatrices hipertróficas
En el caso de que las cicatrices sean más profundas, el método más frecuente es el láser. También se pueden utilizar parches de silicona. Proporcionan una hidratación regular y contribuyen a aplanar el tejido de la cicatriz. Protegen de los rayos de sol y disminuyen el cambio de color.

Este tipo de cicatrices más superficiales también puede tratarse con micropigmentación para disimularlas o corregirlas. El tratamiento introduce pigmentos de tipo mineral o inorgánico en la dermis. Los pigmentos actúan con la sangre y la melanina y adquieren el color de la piel, disimulando la cicatriz.

Las cicatrices de acné, cirugía o lesiones pueden eliminarse mediante técnicas de dermoabrasión. Consiste en un procedimiento que rejuvenece la piel al eliminar la capa externa. La nueva capa que crece es más lisa y la cicatriz disminuye.

Para eliminar queloides
Existen distintos tratamientos. La más común y que ofrece mejores resultados es la técnica con láser. Ayuda a eliminar los tejidos alterados y no daña la piel sana. Sin embargo, es una técnica lenta que requiere de diferentes sesiones a lo largo del tiempo. El objetivo en el tratamiento de estas cicatrices es aplanarlas, mejorar el color y disminuir el picor.

Otros métodos pueden ser la crioterapia, vendajes que ejercen presión sobre la lesión o infiltración de fármacos como corticoides. También se emplean geles de silicona o parches que favorecen que la piel se regenere.

Para eliminar cicatrices atróficas
Se realiza mediante micropigmentación, al igual que en el caso de las cicatrices hipertróficas.

¿Se pueden tratar las cicatrices con láser?

Es el especialista el que establece si una cicatriz puede tratarse con esta técnica. Su objetivo final es la mejora de la cicatriz. Es importante señalar que su eliminación total no es posible. La piel no se puede regenerar al 100 % en los tipos señalados con anterioridad. Pero, sí es posible disimularla o reducirla al máximo.

Existen distintos tipos de láser que actúan sobre un tipo u otro de herida. Las cicatrices que presentan un alto grado de pigmentación se pueden tratar mediante un láser de Alejandrita, capaz de calentar la melanina. Por el contrario, las cicatrices que presentan un grado muy bajo de pigmentación pueden tratarse con láser de luz ultravioleta.

Las cicatrices atróficas se pueden beneficiar de dos tipos de técnicas de láser. Por un lado, el láser de CO2 ablativo se encarga de tratar la epidermis y la dermis. Pero, es una técnica que necesita un tiempo de convalecencia. Por otro lado, el láser de infrarrojos no ablativo solo trabaja en la zona de la dermis, por lo que su recuperación es más breve.

Para queloides y cicatrices hipertróficas, los especialistas recomiendan el láser de colorante pulsado. Esta técnica se puede utilizar también con infiltraciones con corticoides y presoterapia con parches de silicona.

Hasta aquí este recorrido para saber qué son las cicatrices, cómo se forman, sus distintos tipos y tratamientos para eliminarlas. Existen diferentes técnicas en función del tipo de cicatriz. El especialista estudiará qué tipo es y el mejor tratamiento para su mejora. En la actualidad, las distintas técnicas de eliminación que incorporan nuevas tecnologías médicas contribuyen a borrarlas de manera muy efectiva en cualquier parte del cuerpo.