Acne

acné

¿En qué consiste el tratamiento del acné?

El acné es un fenómeno muy común, caracterizado por la obstrucción de las glándulas sebáceas, la aparición de granos o espinillas y, a veces, quistes o nódulos en zonas como: cara, cuello, pecho, espalda, hombros y zona superior de los brazos. El acné comienza a manifestarse en la adolescencia y suele afectar a la mayoría de los adolescentes. Sin embargo, los adultos también pueden padecer acné. El acné puede provocar cicatrices tanto en casos severos como en casos moderados. 

Hasta hace poco, los pacientes con acné moderado y persistente eran tratados con antibióticos tópicos o sistémicos. Sin embargo, estudios clínicos han demostrado la eficacia de ciertas longitudes de onda de luz y láser. Alma ofrece estas 2 soluciones para este problema dermatológico, clínicamente probadas.

El láser no ablativo Er:Glass 1540 nm penetra en profundidad en la piel y destruye la bacteria P. acnés. Con este tratamiento se reduce la producción de sebo, al tiempo que la epidermis permanece intacta.

Para un correcto mantenimiento de la piel, desde Topclinic recomendamos una higiene facial diaria (mañana y noche) con dermocosmética adecuada a cada tipo de piel y supervisada por el médico o el especialista estético. Adicionalmente, te sugerimos que realices una limpieza de cutis cada 28 días.

Llámanos y resolvemos todas tus dudas por teléfono.

La felicidad es bella

Queremos verte feliz, porque no hay nada más bello que la felicidad.

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para agendar una cita en una de nuestras clínicas:

Pide cita GRATIS

¿Cómo el acné afecta al rostro?

El gran problema del acné es que es una de las enfermedades que afectan a la apariencia y pueden afectar a la autoestima. Además, puede llegar a lastrar las habilidades sociales.

El acné es una inflamación de las glándulas sebáceas de la cara y el cuerpo. Afecta al 80 % de la población joven, con mayor frecuencia entre los 15 y los 19 años.

Ya se esté lidiando con brotes grandes como se sufra un pequeño brote, hay que tener los productos adecuados para tratar el acné inflamatorio. De hecho, es un problema recurrente que requiere un tratamiento diario y no un simple tratamiento de emergencia.

Tipos de acné

Hay distintos tipos de acné en función de la severidad que tenga.

  • Leve. Suele presentarse en la adolescencia y afecta principalmente a la cara (nariz, frente y mejillas), especialmente con granos y/o puntos negros.
  • Moderado. Este tipo también es más usual en la adolescencia y en la cara. Se asocia con la aparición de bultos, pústulas, inflamación y enrojecimiento de la piel. Es más grave.
  • Severo. Puede aparecer en la adolescencia y la edad adulta. Es más pesado que el anterior y además también se manifiesta en el cuello y/o la espalda. Asociado a pústulas y pápulas.

Febril. Es la enfermedad más grave y afecta principalmente a adultos jóvenes (principalmente hombres) entre 13 y 22 años. Puede asociarse a fiebre y dolor articular.

¿Cómo se puede prevenir el acné?

Lo primero que no debe hacerse es pellizcarse o quitar granos, pero ignorar su apariencia no ayudará. En el tratamiento del acné, los expertos recomiendan un método agresivo. Esto se debe a que ha de tratarse tan pronto como aparece o tardará más en desaparecer. Para evitar los brotes, hay que seguir una rutina de limpieza, consistente en lavarse la cara dos veces al día. No obstante, si el problema persiste, lo mejor es consultar a un dermatólogo.

La prevención y el tratamiento del acné dependen en gran medida de cómo se cuide la piel y uno mismo, pues los malos hábitos, como la inactividad y una alimentación desequilibrada, contribuyen al avance de la enfermedad. Algunos consejos recomendados son estos.

  • Beber de 2 a 3 litros de agua al día.
  • Exfoliar cada 15 días.
  • No usar maquillaje graso.
  • Cambiar las fundas de las almohadas y las sábanas con regularidad.

Tratamiento del acné

Con respecto al tratamiento del acné, existen diferentes procedimientos.

Láser
El láser elimina de forma controlada las capas más pequeñas de la piel más superficial. Además, vaporiza suavemente la superficie de la piel afectada por las cicatrices del acné y facilita la regeneración en cuestión de días, lo que asegura una piel más joven y saludable.

Terapia fotodinámica
La tecnología fotodinámica utiliza luz fluorescente a través de un exclusivo sistema de conversión de luz para estimular y fortalecer la piel. Combina led de múltiples longitudes de onda con productos convertidores fotovoltaicos. Esta tecnología permite penetrar con un espectro de longitud de onda muy específico para curar el acné.

Microdermoabrasión
Provoca una exfoliación profunda de la epidermis que tiene lugar después de la limpieza y el acondicionamiento. Incluye una microexfoliación mediante un dispositivo de vacío cubierto con puntos de diamante al final.

Tratamiento oxigenante
La oxigenoterapia apoya la respiración celular. Al estimular la actividad celular, ayuda a mejorar el estado de la piel y a que disminuyan los brotes de acné.

Limpieza de cutis
La limpieza profunda de cutis combate las bacterias que causan esta preocupante afección al frenar su propagación junto con la de las espinillas y los puntos negros.

Acné en la edad adulta

El acné es uno de los problemas estéticos más comunes entre los adolescentes, pero cada vez más personas lo desarrollan en la edad adulta. En la mayoría de ellas se genera una obstrucción de los poros por presencia de demasiada grasa, pero puede existir una causa hormonal. En las mujeres, el acné es relativamente común durante el embarazo, y algunas mujeres lo experimentan nuevamente después de la menopausia. Otras experimentan tales cambios hormonales antes de su período que también manifiestan signos de acné.

Ciertos medicamentos también pueden provocar acné, por lo que cuando se visite al dermatólogo es buena idea llevar una lista de todos los medicamentos que se están tomando.

El estrés es la segunda causa más común de acné porque cuando quien se encuentra en esa situación produce más cortisol, hormona que actúa como un andrógeno para desencadenar el acné premenstrual.

¿Qué puede hacerse para eliminar el acné en la edad adulta?

  • Mantener una rutina de limpieza.
  • Retirar los restos de maquillaje.
  • Llevar una vida sana.
  • Reducir el estrés.
  • Acudir al especialista para descubrir la causa y elegir el tratamiento adecuado.

¿Cómo saber si el acné es de origen hormonal?

El acné hormonal en adultos se desarrolla, generalmente, en la parte inferior del rostro. Esta incluye los pómulos inferiores y el área de la barbilla. En ciertos casos, puede generar puntos negros, espinillas y pequeños bultos. Los quistes se forman profundamente en la piel y no suben a la superficie. Estas protuberancias suelen ser sensibles al tacto.

Este tipo de acné puede tener su causa en un aumento de los niveles de las siguientes hormonas:

  • Estrógenos: Enfermedad de ovario poliquístico (SOP).
  • Andrógenos.

Por lo tanto, el tratamiento se centrará en pautar medicamentos que ayuden a equilibrar las hormonas y a limpiar la piel desde dentro hacia fuera. Las opciones populares incluyen las píldoras anticonceptivas y los antibióticos. Si el acné hormonal es leve, pueden usarse retinoides tópicos, los cuales se derivan de la vitamina A. Igualmente, para eliminar y controlar el acné hormonal es importante establecer una adecuada rutina de cuidado de la piel.

Como conclusión, hay que tener en cuenta que los tratamientos para el acné deben ser establecidos por un especialista que asesore de manera adecuada a cada persona.