Liposucción

liposuccion

¿En qué consiste el tratamiento de liposucción?

La liposucción lipovaser: Lipo láser (o Lipo Váser) es una técnica de cirugía estética totalmente revolucionaria que reduce de una manera definitiva la grasa localizada, moldea el cuerpo y define la musculatura. La novedades que, mediante una pequeña cánula introducida en la capa subcutánea de la piel, permite diluir la grasa mediante ultrasonidos.

De esta manera, se elimina la grasa localizada y se preservan el resto de los tejidos. Sin duda, es una opción excelente para que el paciente logre el cuerpo que siempre deseó. En Top Clinic lo puede conseguir.

Llámanos y resolvemos todas tus dudas por teléfono.

La felicidad es bella

Queremos verte feliz, porque no hay nada más bello que la felicidad.

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para agendar una cita en una de nuestras clínicas:

Pide cita GRATIS

¿Qué es la liposucción?

Una técnica quirúrgica que tiene como objetivo eliminar la grasa de una parte del cuerpo. Este proceso se realiza mediante aspiración.

Es el facultativo quien debe decidir la cantidad de grasa que puede eliminarse. Se recuerda que hay que mantener la simetría y que el proceso ha de ser practicado exclusivamente por un cirujano con la formación específica.

Tipos de procedimientos para la liposucción

Se habla de diversos procedimientos porque el facultativo se encarga de elegir el más adecuado para cada persona. Se comentan los cuatro más importantes en los siguientes apartados explicativos.

Liposucción tumescente
Es una de las más habituales. El proceso comienza con la inyección de una combinación de: una solución salina (que favorece la extracción de la grasa), epinefrina (por su acción vasoconstrictora evita la hemorragia) y lidocaína (anestésico local que adormece la zona). Suele ser el procedimiento más duradero al tener que ir comprobando los efectos de los productos inyectados.

Superhúmeda
Se parece a la opción anterior, pero la cantidad de líquido que se utiliza es la misma que la de la cantidad de grasa que se aspirará. Se efectúa bajo anestesia general o tras administrar un sedante. La duración es menor a la arriba mencionada.

LAU o por ultrasonido
Las vibraciones de ultrasonido ayudan a convertir los adipocitos en líquido. Tras este proceso, es más fácil aspirarlos. Esta intervención se puede realizar de dos modos:

  • Interno. Se introduce bajo la piel una cánula de pequeño tamaño a una temperatura elevada.
  • Externo. Se coloca sobre la piel un dispositivo que genera las vibraciones en la zona deseada.


Es una alternativa muy eficaz para las zonas más fibrosas o densas. Está especialmente diseñada para las mamas masculinas o la zona superior de la espalda. Suele combinarse con la liposucción tumescente cuando hay un control de seguimiento. Exige más tiempo que la opción del apartado anterior.

LAL o asistida por láser
El uso del láser para la licuación de las células de grasa es muy eficaz. Además, permite dos opciones para su eliminación total. La primera es la aspiración mediante una cánula. La segunda es colocar unos drenajes para facilitar la salida del líquido.

La cánula en este caso es de un tamaño considerablemente inferior al de otras técnicas. Por ello, algunos especialistas apuestan por esta alternativa exclusivamente en zonas muy concretas o de pequeñas dimensiones como: la mandíbula, la cara o la barbilla.

Como positivo efecto secundario, el láser incide en la producción natural del colágeno. Así, se puede evitar que la piel sobrante quede sin elasticidad tras la realización de esta liposucción.

¿Cómo se lleva a cabo la liposucción?

El proceso comienza con la preparación de las zonas que se van a intervenir. Seguidamente, se inyecta anestesia epidural, general o local. Tras realizarse una pequeña incisión, se introduce una cánula (un tubo de acero hueco) para inyectar el líquido tumescente, introducir la cánula de ultrasonido o usar el láser.

La grasa se aspira a través de un efecto de vacío. Puede utilizarse una máquina específica o jeringuillas de gran tamaño. Es posible que haya que efectuar varias punciones para conseguir el mejor efecto visual. El especialista va moviendo la cánula y observando la cantidad de grasa aspirada.

Dependiendo del caso clínico correspondiente, su duración puede oscilar entre una y tres horas. El paciente recibe, por vía intravenosa, los líquidos necesarios a través de un gotero. De lo contrario, el proceso provocaría la deshidratación de la persona. La aspiración de la grasa también afecta a los líquidos del organismo.

Tras la extracción, es habitual el uso de drenajes para facilitar la salida del líquido y de la sangre que se acumula en los primeros días tras la cirugía. Se suele colocar una prenda compresiva sobre la zona intervenida. Es imprescindible seguir las recomendaciones del cirujano hasta la siguiente visita que se programe.

El tiempo aproximado que debe esperarse para comprobar los efectos de esta técnica oscila entre un mes y mes y medio. Es normal sentir hormigueo y entumecimiento en la parte del cuerpo tratada durante una semana. Se aconseja evitar el sedentarismo para que no se formen coágulos en las extremidades inferiores.

En torno a los 21 días comienzan a desaparecer los hematomas y a bajar la inflamación progresivamente. El cirujano revisará el resultado de la cirugía en varias ocasiones, logrando así detectar cualquier anomalía con rapidez.

Tras haber descrito todo lo relativo a la liposucción, se debe subrayar que su práctica no sustituye a una dieta sana o a la práctica deportiva.

Igualmente, darle al cirujano toda la información sobre el historial médico personal y sobre la medicación que se consume contribuye a que el proceso sea más eficaz. El grado de satisfacción es muy alto y la mayoría de pacientes confirma que operarse fue el inicio de una etapa personal más satisfactoria.