Cuello y escote

cuello y escote

¿Cómo puedo mejorar mi cuello y escote?

Con el paso de los años, la acción del sol y los malos hábitos, la piel comienza a manifestar cambios en el tono y la elasticidad, aparecen así las primeras arrugas, líneas de expresión y signos de flacidez.

El tratamiento de lifting con láser es ideal para tratar signos de la edad tan reveladores como el descolgamiento y la laxitud del cuello, escote, bolsas y arrugas bajo los ojos, el descenso de la línea de las cejas y pliegues nasolabiales.

Si quieres obtener un resultado óptimo y mantener el efecto durante más tiempo, también puedes combinar este tratamiento con mesoterapia (vitaminas) y con skinbooster (microinyecciones de ácido hialurónico) consiguiendo no sólo un efecto rejuvenecedor en la piel, sino también un efecto de luminosidad y frescura.

 

Llámanos y resolvemos todas tus dudas por teléfono.

Tratamientos para el cuello y el escote

Skinbooster

Skin booster

Precio a consultar

estimulador colágeno

Ácido Hialurónico

Precio a consultar

radiofrecuencia facial

Radiofrecuencia

Precio a consultar

mesoterapia

Mesoterapia

Precio a consultar

La felicidad es bella

Queremos verte feliz, porque no hay nada más bello que la felicidad.

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para agendar una cita en una de nuestras clínicas:

Pide cita GRATIS

¿Por qué realizarse tratamientos en el cuello y el escote?

El cuello y el escote suelen ser unos de los grandes olvidados de los tratamientos de estética. Se debe, básicamente, a que no se encuentran tan expuestos como la cara. Pero que no estén tan expuestos no implica que no sufran deterioros.

Cabe señalar que, después del rostro, estas zonas son las que más radiación solar reciben. El caso del cuello es capital, pues siempre está al descubierto. Por eso, los rayos del sol pueden generar manchas o cambios en la pigmentación.

La piel de estas áreas es más fina que la de otras partes del cuerpo. En este sentido, resulta más propensa al desarrollo de arrugas. Sobre todo, por el hecho de contener menos glándulas sebáceas. Asimismo, tiende a deshidratarse antes. Y, por las dificultades para ejercitarla, destaca su mayor descolgamiento.

Por consiguiente, los defectos que se manifiestan en cuello y escote son tan numerosos como diversos. Entre ellos, sobresalen, aparte de los ya citados, la sequedad, las rojeces y la flacidez. Los radicales libres tienen un gran impacto en toda esta región corporal. Aparte, su capacidad de regeneración celular es menor. Combatir estos signos del envejecimiento (más acentuados en las mujeres) justifica plenamente apostar por tratamientos ad hoc.

¿Cómo rejuvenecer el cuello y el escote?

Quienes tengan claro que desean contar con un cuello y escote frescos y luminosos tienen que empezar por adoptar buenos hábitos. Hacer deporte (incluso ejercicios de cuello) contribuye a tonificar estas zonas y evitar que se vayan descolgando.

Entre las costumbres saludables, destaca la eliminación del consumo de alcohol y tabaco. Y otra que también se debe poner en valor es protegerse de los rayos del sol. Se puede conseguir mediante la aplicación de un Factor de Protección Solar alto, como el 50.

Por su parte, la luz pulsada (IPL) tiene una incidencia similar a la que se logra mediante la aplicación del láser. Uno de sus objetivos es terminar con las manchas a partir de sus efectos sobre el exceso de melanina. Asimismo, minimiza las arrugas gracias al estímulo de la luz pulsada en la generación de elastina y colágeno.

La técnica microneedle se caracteriza por incrementar la creación de elastina y colágeno mediante la utilización de unas agujas finísimas. Las punciones microscópicas que lleva a cabo van a proporcionar una piel con un aspecto más terso y luminoso.

No muy distinta es la metodología de los hilos tensores. Este tratamiento incluye la anestesia tópica para la inyección de una pequeña aguja guía. En cuanto a los hilos, su fin es la estimulación de las células que se encargan de la producción de colágeno. Estos mecanismos van a propiciar una redensificación de la piel. La consecuencia es que la flacidez será sustituida por una mayor firmeza.

Finalmente, no hay que olvidar la aportación de determinados productos naturales. Cabe recordar que hay quienes no desean usar productos, como los del peeling, químicos. Los cócteles de vitaminas y otras sustancias naturales son opciones plausibles para ellos.

Por lo general, estas combinaciones de principios activos se presentan en forma de cremas y serums. Una de sus metas principales es la de rehidratar las zonas especialmente resecas. Algunos de estos productos requieren aplicaciones intensivas y otros pueden utilizarse a diario.

Entre los cosméticos de aplicación diaria, sobresalen los que aprovechan los beneficios de algunas plantas. Interesa recalcar que las hay con potentes efectos antioxidantes contra los radicales libres. Las cremas multicorrección los llevan para rejuvenecer de forma efectiva. Lo mismo puede señalarse respecto a las tensorreafirmantes de cuello y escote.

El mejor tratamiento para la flacidez del cuello

La radiofrecuencia es el tratamiento más indicado para quienes buscan obtener unos resultados que se mantengan a largo plazo. Aparte de combatir la flacidez, aporta beneficios contra las grasas localizadas, las arrugas e incluso los estiramientos.

Su dinámica consiste en subir la temperatura muscular y dérmica del cuello y escote. Antes de la utilización de la aparatología de radiofrecuencia, son precisos untar y esparcir un gel sobre estas zonas. Es entonces cuando se pone en funcionamiento la aplicación de este equipamiento a 40º. Las ondas que este emite van a propiciar la generación de un calor en profundidad.

El efecto de elevar los grados de la piel influye en producir una mayor cantidad de proteínas esenciales. La estimulación de la formación de colágeno devuelve parte de la elasticidad perdida en estas áreas. De este modo, se reduce la flacidez mediante un procedimiento indoloro y que no va a resultar invasivo.

En resumidas cuentas, la radiofrecuencia contribuye a un lucimiento más vigoroso de cuello y escote. No solo disminuye la flacidez, sino que también tiene una potente eficacia contra las arrugas finas. La mejoría que se consigue tiene un impacto global en la estética del ángulo cervicofacial y busto, aparte de duradero.

Manchas en el escote

Uno de los tratamientos estrella es el peeling. Se considera muy eficaz para eliminar los rastros del acné, las manchas e incluso las cicatrices. Consiste en la aplicación combinada de diferentes sustancias químicas.

Los efectos de estos productos van a provocar la descamación de la piel. Por lo tanto, se van retirando pieles dañadas y muertas, en un proceso de renovación. Su correlato interno, por otro lado, es la exfoliación celular. La caída de las pieles con imperfecciones va a ser seguida por la aparición de nuevas capas dérmicas. Estas ya van a crecer sin las arrugas anteriormente erradicadas.

En definitiva, los tratamientos del cuello y escote se han revelado como alternativas viables para reducir los inconvenientes estéticos en estas zonas. Existen con diferentes prestaciones, por lo que conviene analizar, concienzudamente y en función del defecto concreto, antes de elegir. Constituyen, sin duda, la principal ayuda para lucir con frescura en estas áreas.