Endomanga

endomanga tratamiento

¿En qué consiste el tratamiento de la Endomanga?

¿Conoces la técnica Endo-Manga? Se trata de un tratamiento de reducción de estómago que no requiere de cirugía. Gracias a este tratamiento endoscópico conseguimos disminuir la capacidad del estómago, provocando una sensación de saciedad inmediata en el paciente.

Es el método no quirúrgico por el que más disminución de peso se puede lograr, al reducir la capacidad gástrica hasta en un 55%. Es adecuado para pacientes con índice de masa corporal entre 35 y 40.

La pérdida de peso se produce mes a mes, de forma gradual, más estable y menos nerviosa que con otros procedimientos endoscópicos permitiendo al paciente interiorizar mejor los consejos nutricionales y de cambio de hábitos y de estilo de vida que deben ir incluyéndose. El objetivo es que pasados 18 meses no se produzca el efecto rebote que sucede en otros tratamientos o dietas.

 Otra de las ventajas que posee este procedimiento es que el alta se produce en el mismo día del procedimiento, volviendo a la actividad cotidiana a partir de los 2 o 3 días desde su intervención.

Si tienes dudas te animamos a que vengas a visitarnos y valoremos tu caso de la forma más personalizada y profesional posible, ya que no hay dos pacientes iguales y requiere de asesoramiento médico.

}

DURACIÓN

45 min

jeringuilla

ANESTESIA

HOSPITALIZACIÓN

No necesaria

RECUPERACIÓN

48 Horas

KILOS

25 Kg. media

Llámanos y resolvemos todas tus dudas por teléfono.

La felicidad es bella

Queremos verte feliz, porque no hay nada más bello que la felicidad.

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para agendar una cita en una de nuestras clínicas:

Pide cita GRATIS

¿En qué consiste la endomanga?

En la reducción del estómago por vía endoscópica. El término significa «manga en el interior» y es, precisamente, lo que se consigue. El cirujano lleva a cabo unos pliegues en la zona media del estómago creando una manga interna.

Posteriomente, se cierra con suturas dándole al estómago una forma tubular. Así, se consigue reducir la capacidad gástrica hasta en un 60 %.

Los pacientes perciben una sensación de saciedad inmediata al comer menos cantidad. Ello provoca que, poco a poco, se reduzca la ingesta calórica y se estimule la quema de grasa acumulada.

¿Qué aspectos hay que tener en cuenta antes de someterse a una endomanga?

Son diversos. Para su correcta descripción, se divide la información en varios apartados explicativos.

Seguir una dieta específica
Se recomiendan los alimentos líquidos y a temperatura natural. Además, un nutricionista, o endocrino, podría aportar pautas concretas para evitar complicaciones.

Lo habitual es que se trate de apostar por maneras de cocinar concretas y por alimentos saludables. Se aconseja no tomar nada desde las ocho de la tarde del día anterior a la intervención.

Dejar los malos hábitos
Fumar y consumir alcohol son acciones que alteran la tensión sanguínea y que provocan daños por su toxicidad. Abandonar estos usos una semana antes como mínimo es indispensable para que la recuperación sea satisfactoria y lo más corta posible. La nicotina ralentiza la cicatrización.

El alcohol irrita el estómago y provoca que las molestias aumenten. Su ingesta supone un esfuerzo añadido para el hígado que debe eliminar toxinas.

Informar de la medicación que se consume
Se incluyen en este apartado todos los suplementos naturales. El especialista debe conocer al detalle cuáles son las dosis usuales. Podría aconsejarse una pauta distinta para evitar incompatibilidades con la anestesia.

La preparación física
Se aconseja abandonar el sedentarismo. El ejercicio ha de ser moderado y progresivo. El objetivo es aumentar la capacidad pulmonar y la resistencia a la operación. Este factor es muy importante para facilitar la recuperación.

El estudio realizado
Aunque sin riesgos, no debe obviarse la realización de pruebas diversas. El estudio antropométrico es una de las claves para conocer dónde se acumula la grasa principalmente. La consulta del historial médico es indispensable para evitar reacciones adversas durante el procedimiento.

Además, ha de completarse todo lo anterior con un análisis de sangre, un electrocardiograma y un estudio hormonal. En definitiva, se trata de comprobar cuáles son los factores de riesgo y de tomar las medidas preventivas para evitarlos. Solo así es posible asegurar la integridad de la persona interesada.

¿Qué medidas hay que tomar después de una endomanga?

Afortunadamente, la intervención no conlleva la cura de las heridas al realizarse en el interior del aparato digestivo. En ocasiones, el paciente puede desarrollar un dolor en el estómago. Suele desaparecer pasados unos días.

Dependiendo de la evolución del procedimiento, podría recomendarse que la persona se quedara en observación durante unas horas. Esta medida preventiva contribuye a que sea más sencillo constatar que todo ha ido bien y que no hay ninguna herida interna.

El paciente puede volver a hacer su vida normal en un plazo máximo de 48 horas. Tras este periodo, se diseña un plan de control y seguimiento personalizado. El objetivo principal será el instarle a que apueste por hábitos saludables.

Además, hay que proponer una dieta que contribuya tanto a perder peso como a favorecer la adaptación al nuevo tamaño del estómago. Los días posteriores se aconseja la dieta líquida. La textura de los alimentos se irá modificando a medida que pasen las semanas.

El factor psicológico es de vital importancia. No en vano, el paciente podría seguir comiendo por estrés o ansiedad. Al hacerlo, su estómago no aceptará tanta cantidad de comida, provocando un rechazo implícito de la intervención. La terapia psicológica ayuda a evitar esta situación.

El uso de tratamientos complementarios como la radiofrecuenciao la presoterapia es aconsejable. Ambos permiten tonificar la musculatura y contribuyen a que el paciente se sienta mejor con su nueva imagen.

¿Cuánto se puede adelgazar con este tratamiento?

No es posible hablar de cifras exactas, ya que todo dependerá de la implicación del paciente. Lo habitual es que en los primeros nueve meses se pierdan 25 kilogramos. Se recuerda que en cada sesión de control se mide el IMC y se van perfilando las características de la dieta proporcionada.

Si el paciente se esfuerza, es posible llegar a la cifra de 35 kilogramos perdidos. En todo caso, se desaconseja totalmente considerar que se trata de una opción milagrosa. Es necesario ser realista y considerar que el proceso iniciado ofrecerá sus resultados poco a poco en los meses posteriores.

¿A quién va dirigida la endomanga?

A cualquier persona que quiera perder peso y presente un IMC a partir de 34. Si este índice supera los 40 se optará por crear una manga más estrecha que reduzca, en un 70 %, el tamaño del estómago.

Si bien hay alternativas para perder grasa como el quema grasa inyectable, no deben olvidarse ni la gravedad de cada caso, ni las causas concretas de la obesidad.

Se espera haber logrado con la descripción anterior de la endomanga el objetivo de despejar incógnitas al respecto. Su efectividad es muy alta y el índice de rebrote es bastante bajo.

La colaboración directa entre el cirujano y el paciente es la base del éxito. El cambio de hábitos, la dieta y la actividad física son esenciales para que la pérdida de peso sea una realidad.