Flacidez

flacidez tratamiento

¿En qué consiste el tratamiento de la flacidez?

Cuando a la piel le falta elastina (proteína vinculada a la elasticidad de la piel), cuando sientes que tu cuerpo está menos tonificado, porque se encuentra la piel flácida, entonces hablamos de relajamiento de la masa muscular. Este síntoma tan común puede deberse a sucesivas variaciones de peso que a tu piel le cuesta asimilar, o simplemente a un mal estilo de vida. En tu cuerpo, esto resulta en la aparición repentina de glúteos, piernas y estómago menos firmes o descolgamiento de las mejillas en el rostro.

Para solucionarlo contamos con los tratamientos de radiofrecuencia corporal y facial y la tecnología de ultrasonido multifocal de baja frecuencia y baja intensidad que aportan firmeza desde el interior. Además podemos combinar estos tratamientos con vitaminas, microinyecciones de ácido hialurónico o estimuladores de colágeno.

Llámanos y resolvemos todas tus dudas por teléfono.

La felicidad es bella

Queremos verte feliz, porque no hay nada más bello que la felicidad.

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para agendar una cita en una de nuestras clínicas:

Pide cita GRATIS

¿En qué consiste la flacidez facial?

Se trata de la ausencia de firmeza en la piel del rostro, producto del paso de los años. Los tejidos disminuyen o se debilitan, haciendo que la dermis pierda brillo y se arrugue. Para reparar la flacidez facial, es necesario incorporar ciertos elementos esenciales. Entre ellos, colágeno, elastina y fibras musculares. Esto debe realizarse, especialmente, cuando se superan los 30 años. Es la edad en la que se empiezan a reducir la producción propia de proteínas.

Cabe señalar que la causa de este problema es abusar de la exposición al sol. En especial, cuando no se usa la protección adecuada. Por lo tanto, es preciso buscar soluciones a tiempo, a modo de prevención. Si bien existen muchos tratamientos médicos y estéticos, se recomienda consultar con los expertos para hallar el adecuado. Algunos de ellos pueden ser los hilos tensores, la masoterapia, la radiofrecuencia y los masajes circulatorios.

Asimismo, los avances tecnológicos ampliaron las alternativas. Existen los ultrasonidos, la hidroxiapatita, el láser no abrasivo, las hialesmas y mucho más. Los métodos manuales siguen siendo los más solicitados, como es el caso de los masajes reafirmantes, pero también se suelen preferir los lifting y los drenajes linfáticos. Aun así, la elección de cualquier tratamiento precisa de la evaluación de profesionales idóneos.

¿Qué diferencias hay entre la flacidez facial y la flacidez corporal?

Ambos tipos son consecuencia de la disminución de fibras colágenas y elásticas de la dermis y epidermis. Sin embargo, la facial se centra principalmente en el rostro. Por consiguiente, la corporal se percibe en el resto del cuerpo. La primera aparece como resultado de los años y de la exposición solar, pero la segunda es también producto de la pérdida de masa muscular. Esto último se debe a pocos regímenes de ejercicio, dietas bajas en proteínas y causas patológicas.

Se debe tener en cuenta que pueden darse de forma conjunta. En especial, cuando se superan los 40 años y se lleva un estilo de vida sedentario. En el rostro, se percibe en zonas puntuales, como la papada, los ojos y los pliegues nasolabiales. Se notan las arrugas, las bolsas y los labios agrietados. En relación con el resto del cuerpo, la afección se da en los brazos, muslos, glúteos y abdomen. Por lo tanto, los tratamientos localizados cobran una importante relevancia.

¿Cuál es el mejor tratamiento para la flacidez facial?

Hay muchas maneras de resolver este tipo de situación. Dependiendo del nivel de gravedad, existen diferentes tratamientos. Se puede padecer un grado leve, uno medio y uno marcado. Entonces, utilizando el método apropiado, se van a garantizar resultados óptimos y rápidos. Los efectos en los pacientes también pueden variar. Por eso, se aconseja realizar una asesoría médica con profesionales especializados en el área.

Ultrasonidos

Esta técnica penetra en todo el espesor de la piel y llega al sistema aponeurótico superficial. En muchos casos, también alcanza las capas musculares superficiales. Funciona por medio de vibraciones y se debe evitar abusar de su uso. Por eso, se aplican sesiones únicas e inferiores a 3 horas. Además, se combina el tratamiento con cremas anestésicas y analgésicos orales. Esto evita los pequeños enrojecimientos y las leves inflamaciones en la piel.

Hilos tensores

Se introducen por debajo de la piel y a gran profundidad. El objetivo es tensar la superficie con suturas reabsorbibles. Está indicado para tratar los niveles moderados y se desaconseja para los casos graves. En el caso de abusar de este método, se puede producir el efecto contrario. En lugar de quitar las arrugas en la dermis, se producirían muchas más. Las sesiones tienden a ser únicas y se emplea anestesia local. La presencia de hematomas y algo de inflamación son consecuencias leves de este método.

Láser no ablativo

Se emplea para el tratamiento de los grados leves y moderados. A través de la inyección de calor en la dermis, se busca estimular la formación de colágeno. Para empezar a notar los resultados, se precisan un mínimo de 2 o 3 sesiones. Su principal efecto secundario es el enrojecimiento inmediato a la exposición. El proceso no debe durar más de 30 minutos.

Radiofrecuencia

Las ondas electromagnéticas traspasan las diferentes capas de la dermis. Es un método que estimula la formación de colágeno, aportando tesura y luminosidad. Es un proceso indoloro y no precisa el uso de anestesia. Los resultados se pueden observar después de la segunda sesión y se recomienda un máximo de 6. La duración de cada una suele oscilar entre los 30 y 40 minutos. Esta técnica es un mero trámite debido a que no impide continuar con la rutina habitual.

¿Cuáles son las claves para retrasar la aparición de la flacidez facial?

La causa principal de los problemas en la piel es el padecimiento de ansiedad y estrés. Sin embargo, llevar una dieta poco saludable también puede acelerar la aparición de flacidez facial. Por lo tanto, consumir alimentos ricos en vitamina C es algo fundamental. Pueden ser frutas cítricas, como las naranjas y los kiwis, pero también verduras que prevengan la aparición de arrugas y manchas, como los pimientos verdes y la espinaca.

Cuando se busca producir colágeno de manera natural, la vitamina E tiene la solución. Se encuentra en las semillas de calabaza, el brócoli, el aceite de oliva y las avellanas. Tampoco hay que olvidar el uso del protector solar, especialmente para la cara. Asimismo, exponerse poco tiempo a los rayos UV es lo ideal para retrasar la aparición de manchas. La actividad física y el buen descanso son cruciales, pero hacerse masajes faciales es el complemento perfecto.

Asimismo, muchas personas emplean soluciones dermocosméticas para retrasar los efectos de esta afección. Suministrar al rostro una cantidad de elastina y colágeno de modo periódico es muy útil. Se pueden aplicar ampollas, cremas o inyecciones específicas. La constancia y la toma de conciencia son fundamentales.

Ejercicios para evitar la flacidez facial

Para reafirmar la piel, hay muchos ejercicios que se pueden hacer en casa y no toman mucho tiempo. El más común es mantener tenso el músculo del cuello. Se debe inclinar la cabeza hacia atrás de modo ligero y presionar el paladar con la lengua. Bastará con repetir unas 30 veces un ligero movimiento de cabeza hacia arriba y hacia abajo. Si se hace a diario, los resultados se verán en pocas semanas.

Otro ejercicio cotidiano es disponer los tres dedos centrales en las mejillas y presionar la papada con los pulgares. Mientras se sostiene con fuerza, se debe abrir la boca y hacer pequeños movimientos en las comisuras. Básicamente, se trata de sonreír con amplitud. Después de unas 20 repeticiones diarias, la papada lucirá mejor en menos de un mes. También se puede probar un ejercicio similar para levantar las mejillas. Aquí los resultados se verán en 2 semanas como mínimo.

¿Cuál es el mejor tratamiento para la flacidez corporal?

Reestructurar la piel y revitalizar el tono cutáneo en el cuerpo precisa de tratamientos adecuados. El método más eficaz hasta hoy es el llamado “renuvion”. Se trata, principalmente, de aportar energía lumínica a la zona afectada para producir colágeno. Gracias a la tecnología moderna, el procedimiento no es invasivo y se puede aplicar de forma ambulatoria. Asimismo, los hilos tensores siguen siendo lo mejor para los grados leves y moderados. Se enfocan en los brazos y los muslos, al igual que en los glúteos y el abdomen.

Otra alternativa efectiva es el empleo de la radiofrecuencia. Estimula la generación de elastina y colágeno sin que sea un tratamiento doloroso. Pero, en el caso de preferir la masoterapia, hay que prestar mucha atención a las sustancias inyectables que se aplican. Uno de los principales componentes es el silicio orgánico. Se trata de dos tipos de técnicas que deben usarse cuando la flacidez corporal no es muy marcada. Abusar de estos métodos puede ocasionar efectos colaterales de gravedad.

¿Cuáles son las claves para retrasar la flacidez corporal?

La forma más sencilla de retrasar este tipo de cuestión es hacer dieta y ejercicio. Tener músculos sanos y fuertes es lo que mantendrá la piel firme y estilizada. Se puede acompañar con el empleo de cremas reafirmantes, pero lo más importante es cuidarse del sol excesivo. Además, se puede acudir a tratamientos quirúrgicos específicos o, simplemente, evadirlos. Muchas personas optan, hoy en día, por la radiofrecuencia, la hidroxiapatita cálcica, la masoterapia y mucho más.

Ejercicios para evitar la flacidez corporal

Lo más adecuado para rechazar la flacidez corporal es mantener la tonicidad. Esto no significa que se deba pasar mucho tiempo en el gimnasio. Hay pequeñas cosas que se pueden hacer en casa y en poco tiempo. Lo más sencillo es hacer una sesión de planchas todos los días. Con unas 5 repeticiones de 20 segundos, será más que suficiente. Consiste en ponerse boca abajo y sostener el peso del cuerpo. Para esto, se utilizan los antebrazos y las puntas de los pies. Se debe mantener la espalda bien recta y el abdomen contraído.

Otra cosa muy útil y fácil es realizar 5 series de 10 repeticiones de abdominales. En el caso de que se prefieran las sentadillas, bastará con 10 series de 30 segundos. También se puede llevar las rodillas al pecho cada vez que nos despertamos o nos vamos a dormir. Es suficiente con repetir el proceso 5 veces durante un minuto y haciendo 30 segundos de descanso.