Ojeras

ojeras

¿Qué son las ojeras?

Las ojeras son coloraciones que tienden a presentarse en tonos morados, verdes o grisáceos en el párpado inferior dando a la mirada un aspecto cansado y envejecido. Su aparición se debe a varios factores como pueden ser el estrés o ansiedad, mala alimentación, problemas hormonales, sobreexposición al sol o retención de sangre. Su tratamiento requiere de un estudio y diagnóstico previo específico para cada tipo y causa.

Llámanos y resolvemos todas tus dudas por teléfono.

La felicidad es bella

Queremos verte feliz, porque no hay nada más bello que la felicidad.

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para agendar una cita en una de nuestras clínicas:

Pide cita GRATIS

¿Por qué se producen las ojeras?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que pueden aparecer por distintas causas, algunas de ellas incluso combinadas. Por ejemplo, el cansancio y la falta de sueño, si no se está reposando el tiempo suficiente, pueden contribuir a su formación. Asimismo, el estrés supone un agravante en estos cuadros.

Por otro lado, cabe señalar que el párpado inferior se caracteriza por tener una menor capa de grasa que otras partes del cuerpo. La escasez de lípidos hace que esta capa llegue a ser hasta cinco veces más fina que la del resto de la cara. Esta fragilidad, por las carencias de tejido blando, puede ocasionar incluso que, junto a las ojeras, se encuentren hematomas.

El área orbicular cuenta con una amplia red de terminaciones nerviosas y vasos sanguíneos. Por tanto, los problemas circulatorios pueden derivar en una de sus manifestaciones superficiales, formando estas bolsas oculares. Suceden cuando la sangre fluye más lenta de lo normal. Aparte de la fatiga y los nervios, los malos hábitos, como el consumo de tabaco o alcohol, constituyen factores coadyuvantes.

Pueden originarse, asimismo, por una exposición a los rayos solares demasiado agresiva o prolongada. Este tipo de ojeras es de carácter hereditario, por lo que se puede transmitir de generación en generación. No se debe olvidar que los comunes procesos de envejecimiento tienden también a acrecentar estas depresiones palpebrales.

Por último, no es descartable que una propensión a este rasgo esté relacionada con la genética. Los desajustes hormonales pueden estar asociados igualmente a su aparición. E incluso estas depresiones oculares pueden desarrollarse debido a los efectos de determinadas alergias o por las reacciones que haya generado el consumo de algún medicamento concreto

Tipos de ojeras en los ojos

Hay, básicamente, tres clases de ojeras principales. Por una parte, están las pigmentadas, que son las que conllevan demasiada melanina en los orbiculares y tienen un color amarronado. En otro orden de cosas, se encuentran las vasculares, que tienen que ver con una gran visibilidad de los capilares a través de la piel; su tonalidad fluctúa entre el azul y el violeta. Y, en último lugar, los surcos de ojeras están ligados a la ausencia de adipocitos alrededor de los ojos.

¿Se pueden quitar las ojeras de los ojos?

Aunque no de una manera inmediata, la respuesta es sí. De todos modos, también hay que contemplar el componente hereditario. Quienes cuentan, entre su herencia genética, con la tendencia a la creación de ojeras, no pueden erradicarlas totalmente. Esta circunstancia también es común en las personas más mayores. Unos y otros, empero, tienen la capacidad para minimizarlas.

Un comportamiento que va a tener un efecto significativo en la reducción de las ojeras es descansar convenientemente. Aunque resulte difícil, dados los dinámicos ritmos de vida actuales, merece la pena intentar dormir entre 6 y 8 horas.

Una buena hidratación (entre 2 y 3 litros de agua al día) también es clave para mejorar el drenaje linfático de la zona afectada. Por su parte, la aplicación de frío va a contribuir a la activación del riego sanguíneo, al tiempo que rebaja las inflamaciones palpebrales. Los efectos del frío propician tanto la descongestión como la tonificación.

La estimulación de la microcirculación resulta muy eficaz. Consiste en dar masajes, haciendo círculos pequeños desde dentro hacia fuera. Lo bueno de esta alternativa y las anteriores es que puede administrárselas uno mismo.

Tratamientos más efectivos para eliminar y disimular las ojeras

Una vez repasados los principales medios para prevenir y corregir las ojeras, es el momento de dar un paso más y adentrarse en los tratamientos más útiles a la hora de erradicar estos defectos.

Los correctores de ojos que poseen unos efectos concretos antiojeras se han revelado como muy útiles. No en vano, sus resultados son visibles en el corto plazo. Aparte de estos contornos de ojos, que también pueden tener impacto antimanchas, destacan las cremas. Combaten la retención de líquidos y actúan contra las bolsas oculares. Otras cremas, de productos naturales, favorecen la hidratación y aportación de vitaminas, que proporcionan un buen aspecto a la piel.

Asimismo, se ha consagrado como efectivo el tratamiento relativo a la aplicación del láser Fraxel Dual. Lo primero a tener en cuenta es que esta intervención se caracteriza por ser tan breve como inocua. En solo un cuarto de hora o veinte minutos, se consiguen los resultados deseados: se logra la eliminación de la coloración oscura en las ojeras y la erradicación de las líneas de expresión.

Esta sesión no requiere ni anestesia local ni hospitalización. Además de despigmentar y potenciar la creación de nuevo colágeno, solventa la existencia de los puntos de rubí y las venitas mediante el uso combinado del láser Neodimio.

Trucos para prevenir las ojeras

Finalmente, vale la pena reservar un espacio a los remedios caseros, que también suman a la hora de difuminar las ojeras. Por ejemplo, la aplicación de frío se puede llevar a cabo mediante pequeñas bolsas de té sacadas del congelador durante 25 minutos. El contacto con una cucharilla fría también resulta práctico.

Por su parte, la microcirculación puede ser reactivada mediante el consumo de estimulantes, como la cafeína y la árnica. Y puede venir bien, en este aspecto, el aceite de almendras. En cuanto a la rehidratación y la aportación vitamínica, sobresale la colocación sobre los párpados a lo largo de media hora de rodajas de pepino.

En definitiva, las ojeras, aunque van a más con la edad y el cansancio, pueden ser minimizadas. Los buenos hábitos vitales contribuyen en gran medida a su prevención. Y, cuando esta no es suficiente, existen trucos domésticos y tratamientos con probados efectos correctores. La aplicación del láser y de las cremas ha demostrado su efectividad para reducir las ojeras.