Radiofrecuencia corporal

radiofrecuencia corporal

¿En qué consiste la Radiofrecuencia corporal?

La radiofrecuencia corporal consiste en la aplicación de ondas electromagnéticas de alta frecuencia sobre la piel que provoca el calentamiento controlado de las diferentes capas de la dermis. 

Es un tratamiento no invasivo e indoloro que se realiza con máquina. Se aplica el manípulo sobre la superficie a tratar realizando pequeños movimientos circulares. Este tratamiento se realiza tanto en facial, como en corporal: cara interna de los brazos y muslos, abdomen y glúteos.

Llámanos y resolvemos todas tus dudas por teléfono.

La felicidad es bella

Queremos verte feliz, porque no hay nada más bello que la felicidad.

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para agendar una cita en una de nuestras clínicas:

Pide cita GRATIS

¿Qué es la radiofrecuencia corporal?

Es un tratamiento no invasivo que emplea el láser para estimular el colágeno situado en las capas más profundas de la piel. Es totalmente indoloro y no causa cicatrices ni señales externas. Únicamente se aprecia una ligera sensación de calor que contribuye a la relajación durante el tratamiento.

¿Cómo actúa la radiofrecuencia?
Las máquinas de radiofrecuencia que se utilizan con fines estéticos emplean niveles de energía no ablativos certificados por la Agencia Americana del Medicamento. Este tipo de energía genera calor interno en la epidermis, a diferencia de las máquinas antiguas que lo generaban desde fuera.

El calentamiento profundo produce efectos de estiramiento cutáneo en dos zonas al mismo tiempo: el tejido graso subcutáneo y la zona externa de la piel.

Para conseguir estos resultados, la máquina genera ondas electromagnéticas que producen un movimiento rotatorio de las moléculas de agua presente en el tejido adiposo. Este movimiento repetitivo genera calor por fricción, que será mayor cuanto más alta sea la concentración de agua en el tejido. Los mejores resultados se consiguen cuando el calor generado es más alto.

Por este motivo, se recomienda al paciente beber agua en abundancia durante las semanas previas a las sesiones de radiofrecuencia

Principales beneficios de la radiofrecuencia corporal

Este tratamiento da solución a varios problemas de la piel, tanto en el rostro como en el cuerpo, que aparecen con el paso del tiempo. Estos son los beneficios principales.

Combate la celulitis
El tratamiento con radiofrecuencia ayuda a eliminar la celulitis sin necesidad de recurrir a la cirugía.

La famosa piel de naranja, tan característica de la celulitis de abdomen y caderas, se desarrolla cuando aumenta la cantidad de grasa en las células de la piel. El líquido presente en estas células no se drena adecuadamente y la grasa se acumula en forma de gránulos.

La radiofrecuencia envía ondas electromagnéticas de alta frecuencia que producen calor en las capas de tejido epidérmico. Este calor, por encima de los 40º, activa el sistema linfático y contribuye a deshacer los cúmulos de grasa, que son desechados a través de la orina. Este sistema mejora el aspecto de la piel y disminuye la acumulación de grasa.

Activa la circulación sanguínea
Las ondas electromagnéticas favorecen la circulación sanguínea, produciendo un efecto de vascularización que aumenta el aporte de sangre a las células de la piel. Con este efecto se consigue una mayor oxigenación de las células, al tiempo que aumenta la eliminación de toxinas. La piel luce más tersa y sana después del tratamiento.

Mejora el tono de la piel
El calor producido por la radiofrecuencia aumenta la migración de fibroblastos, responsables de la secreción de colágeno y elastina, que mantienen la firmeza y elasticidad de las capas de la piel. La migración de los fibroblastos refuerza la producción de ambas sustancias, produciendo un aumento del tono general de la piel y combatiendo la flacidez.

Drenaje linfático
El tratamiento combinado de radiofrecuencia corporal y drenaje linfático es perfecto para eliminar la grasa localizada y remodelar el cuerpo. Como ya se ha comentado, las ondas electromagnéticas estimulan la circulación sanguínea y ayudan a mejorar la eliminación de grasas y toxinas.

El drenaje linfático manual se realiza manipulando suave y rítmicamente las zonas tratadas con radiofrecuencia, para eliminar la grasa cavitada y obtener resultados en menos sesiones. El drenaje linfático contribuye a liberar los desechos a través de la linfa, para evitar la retención de líquidos y desinflamar el organismo.

Tratamiento Medestec

En TopClinic contamos con la tecnología Medestec una máquina que llega un poquito más allá que la propia radiofrecuencia, realizando lo que en el entorno profesional se conoce como diatermia.

La diatermia aporta desde la primera sesión un efecto de reposicionamiento muscular, un incremento de la luminosidad y mejora de la calidad de la piel. Desde TopClinic hemos seleccionado esta máquina por dos motivos: no realiza destrucción celular y no produce calentamiento o quemaduras en el proceso.

El método Medestec aplicado al cuerpo: ayuda a mejorar la flacidez y disolver la grasa y la celulitis (favoreciendo la combustión de las grasas), consiguiendo unos resultados visibles desde la primera aplicación ya que el efecto inmediato de la diatermia es la retracción del colágeno. Combate gradualmente la flacidez, la celulitis y las adiposidades.

Esta tecnología proveniente de la rama de la fisioterapia también es indicada para recuperar la musculatura abdominal, así como para la remodelación de los glúteos, el vientre y el tórax.

¿Cómo se aplica la radiofrecuencia corporal?

El procedimiento consiste en aplicar descargas electromagnéticas en la zona elegida mediante un cabezal de tratamiento. Dependiendo del grado de flacidez y de la zona a tratar, las sesiones tienen una duración de entre 30 y 60 minutos.

Antes de comenzar el tratamiento es necesario efectuar una hidratación continuada durante al menos una semana y proteger la piel del sol directo. Una vez finalizadas las sesiones se deben seguir estas mismas recomendaciones.

El tratamiento es totalmente indoloro y se practica sin anestesia. Únicamente y de forma ocasional, pueden aparecer enrojecimiento e hinchazón en la zona tratada, efectos que desaparecerán en unas horas.

Diferentes aplicadores de radiofrecuencia y su utilidad

Existen dos maneras de aplicar la radiofrecuencia, dependiendo del grado de profundidad que se necesite para mejorar el aspecto de la piel:

  • Bipolar. Actúa produciendo calor sobre la capa más superficial de la piel. En este caso el campo eléctrico está situado entre los dos electrodos que se colocan en el área a tratar.
  • Unipolar. Actúa sobre las capas más profundas de la dermis, especialmente sobre los adipocitos. Se utiliza un aplicador con un solo electrodo.

Los tratamientos con radiofrecuencia son aptos para todos, con algunas excepciones:

  • Mujeres embarazadas
  • Personas con cardiopatías y problemas de coagulación
  • Pacientes con marcapasos o prótesis metálicas.



¿Qué zonas se pueden tratar con radiofrecuencia?

Prácticamente, cualquier zona del cuerpo con exceso de grasa se puede tratar con resultados satisfactorios: abdomen, caderas, piernas, brazos, glúteos. También se tratan zonas más pequeñas como rostro, cuello y escote.

Dependiendo de la extensión de la zona elegida y del problema concreto, las sesiones necesarias oscilan entre 8 y 10, aunque los resultados se pueden apreciar desde el principio.

Antes de comenzar una sesión, el técnico especialista determinará cuál es el tratamiento más adecuado, el número de sesiones y el tipo de aplicación de la radiofrecuencia. Durante las sesiones se aplica un gel conductor y se masajea la piel con el cabezal elegido, que emite las ondas electromagnéticas.

La radiofrecuencia corporal se emplea desde hace años en medicina con resultados sorprendentes. En la actualidad, los tratamientos estéticos con radiofrecuencia son beneficiosos para aumentar el aspecto y la elasticidad de la piel en diferentes zonas del cuerpo.