Patas de gallo

patas de gallo

¿Qué son las Patas de gallo?

¿Qué sabes de las patas de gallo? ¿Sabes cómo prevenirlas? y lo más importante… ¿sabes cómo tratarlas? Las patas de gallo, son esas arruguitas que poco a poco se nos van formando junto a los ojos, en la parte exterior. Estas pequeñas arrugas son de lo más común ya que por reírnos, gritar, gesticular… ¡Pueden aparecer!
Es por eso que pueden denominarse arrugas de expresión, y son difíciles de prevenir sin contar con tratamientos.

Llámanos y resolvemos todas tus dudas por teléfono.

Tratamientos para patas de gallo

Skinbooster

Skin booster

Precio a consultar

hilos tensores faciales

Ácido Hialurónico

Precio a consultar

La felicidad es bella

Queremos verte feliz, porque no hay nada más bello que la felicidad.

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para agendar una cita en una de nuestras clínicas:

Pide cita GRATIS

Recomendaciones para prevenir las patas de gallo

Lo mejor es prevenirlas. Así que si todavía no han aparecido o están en las primeras fases de aparición, en forma de líneas de expresión que aparecen al sonreír, se recomienda:

 

  • Limitar la exposición al sol: Especialmente en verano y a mediodía. Si no se puede evitar, utilizar una crema con un fotoprotector adecuado. Al principio, un bronceado puede parecer muy bonito, pero si año tras año nos exponemos al sol, la piel pierde elasticidad, se reseca y aparecen arrugas como las patas de gallo y otros problemas como las manchas. Es recomendable aplicar crema hidratante después de tomar el sol.
  • No fumar: El tabaco reseca la piel y empeora la circulación de la sangre. Esto la hace lucir más apagada a corto plazo y favorece la aparición de arrugas prematuras.
  • Dormir bien: No solo las horas necesarias, sino con un sueño de calidad. Eso incluye dormir por la noche y estar activo por el día, llevar una buena higiene del sueño y evitar el estrés. La falta de sueño afecta particularmente al contorno de los ojos.
  • Alimentación equilibrada y saludable: Sobre todo tomar alimentos antioxidantes, que fomenten la producción de colágeno y evitar productos refinados.
  • Beber suficiente agua y evitar los alimentos deshidratantes (como el café o el alcohol).
  • Emplear productos hidratantes adecuados: Cada persona tiene un tipo de piel, con unas necesidades. Utilizar cremas hidratantes específicas para el contorno de ojos es de gran ayuda. Lo mejor es probar varias marcas y quedarse con la que proporciona mejores resultados.

¿Por qué aparecen las patas de gallo?

Como se ha adelantado en la introducción, la principal causa es el proceso de envejecimiento. Por eso es tan importante compensar esta falta de colágeno con los productos adecuados y llevar un estilo de vida apropiado. Las patas de gallo son una de las primeras arrugas que aparecen, porque es una de las partes del rostro donde más se estira y contrae la piel.

Con el tiempo, si la piel sigue sin la suficiente elasticidad, estas arrugas se van profundizando. Pero eso no significa que haya que sonreír menos. Si la piel está bien hidratada y la cuidamos, este impacto se minimizará.

¿Cuándo comienzan a aparecer las patas de gallo?

La edad en que aparecen las patas de galloes muy variable. Pueden aparecer tanto a los 20 años como a los 50 o 60. En esto influyen los factores que hemos mencionado anteriormente, sin olvidar la herencia genética

Como media, las primeras arrugas aparecen en la treintena y las patas de gallo solo tienen forma de líneas de expresión. A los 40 años puede que estén más marcadas y también presentes, aunque no se sonría. A esta edad pueden aparecer también las manchas en la piel. Entre los 50 y 60 años el proceso se acelera, debido a los cambios hormonales de la menopausia.

Este proceso es inevitable, pero tomando las medidas correctas se puede retrasar. Lo importante es detectar las patas de gallo a tiempo, normalmente como líneas de expresión. Si ya es demasiado tarde y están marcadas, no queda otra opción que recurrir a un tratamiento estético.

¿Qué hacer para eliminar las patas de gallo?

¿Ya han aparecido las patas de gallo? No hay que preocuparse. Aún se pueden intentar algunas opciones para atenuarlas o evitar que se vuelvan profundas, antes de recurrir a la cirugía. Por ejemplo:

  • Masajes oculares.
  • Mascarillas.
  • Rutinas de hidratación y masajes diarios.
  • Rellenos faciales. Estos tratamientos no son quirúrgicos ni invasivos, puesto que consisten en la inyección de una sustancia en los músculos de la cara. Esto evita que su contracción y relajación sometan la piel a tensión.
  • Láser de CO₂. No necesita cirugía y es perfecto para las arrugas finas en el contorno de los ojos. Estimula la formación de colágeno, evitando la aparición de nuevas arrugas y que las existentes se vuelvan más profundas. Además, recupera también la piel del fotoenvejecimiento prematuro, es decir, si se tienen arrugas a causa de haber tomado mucho el sol. También elimina las manchas solares.

En Top Clinic Madrid existen algunos de estos tratamientos. Lo mejor es consultar en la clínica cuál es el mejor tratamiento para el caso, ya que cada piel es distinta.

Si estas técnicas no quirúrgicas no funcionan, existen intervenciones de medicina estética para eliminar las patas de gallo. Estas intervenciones son seguras, siempre que se lleven a cabo por un profesional que previamente valore el caso. Algunas intervenciones quirúrgicas para eliminar estas arrugas son:

  • Dermoabrasión: Consiste en aplicar plasma atmosférico para eliminar las capas más superficiales de la piel. Esto produce pequeñas heridas en la piel que, al sanar, crean nueva piel regenerada, sin impurezas ni imperfecciones. Puede ser un tratamiento algo agresivo para las pieles sensibles, para las cuales es mejor utilizar la microdermoabrasión. La dermoabrasión también acaba con otras imperfecciones, como el acné y sus cicatrices.
  • Lifting: Se lleva a cabo mediante inyecciones que estimulan la producción de colágeno, aumentando la elasticidad de la piel y evitando que aparezcan las arrugas. Se puede utilizar también en otras zonas del rostro, pero lo más frecuente es para eliminar las patas de gallo.
  • Blefaroplastia: Se emplea si las arrugas son más profundas, y consiste en «estirar» la piel y eliminar la sobrante. Al mismo tiempo, se corregirán ojeras o bolsas en los ojos.

Como se puede ver, acabar con las patas de gallo no es tan difícil. En Top Clinic Madrid ofrecemos una consulta personalizada para asegurar que realizamos el tratamiento adecuado ¡No dudes en consultarnos!