Varices

varices operacion

¿En qué consiste la operación de varices?

Las arañas vasculares son vasos sanguíneos visibles en la superficie de la piel. Reciben el nombre de araña vascular por su similitud con las telas de araña o las ramitas de los árboles. Habitualmente aparecen en los cornetes de la nariz aunque también pueden aparecer en las mejillas. Desde Topclinic recomendamos su eliminación mediante láser (escleroterapia láser). 

Las varices son venas que con el paso del tiempo pueden dejar de cumplir su función y pasar a un estado con curvaturas e hinchado. De tal forma que sean perfectamente visibles bajo la piel. Para tratarlas, recomendamos que sean los médicos expertos en flebología, así como los médicos estéticos, los que analicen la forma de proceder con cada paciente. En el caso de las venitas corporales, el tratamiento más eficaz es la escleroterapia química.

Llámanos y resolvemos todas tus dudas por teléfono.

La felicidad es bella

Queremos verte feliz, porque no hay nada más bello que la felicidad.

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para agendar una cita en una de nuestras clínicas:

Pide cita GRATIS

¿Qué son realmente las varices?

Las varices son dilataciones de las venas bajo la piel y que son visibles a simple vista en la zona de la pierna. Estas venas reciben el retorno de la sangre hacia el corazón y, cuando se altera su estructura, se dilatan y generan hinchazón y coagulación de la sangre.

Muchas personas sienten incomodidad por su aspecto y, en algunos casos, pueden llegar a causar dolor. Se estima que 1 de cada 4 españoles lo sufre; en el caso de hombres, un 35 %. Por eso muchas personas recurren a la operación de varices para solucionar este problema.

¿Por qué aparecen las varices?

Entre el 15 y el 20 % de la población sufre varices. De todas estas personas, un tercio presenta dolor y puede aumentar al 50 % en las personas mayores de 50 años.

Las varices son venas varicosas que aparecen por una serie de circunstancias:

  • Embarazo: Durante el embarazo las piernas reciben bastante presión, por lo que la circulación se ve afectada, así como aumenta la tendencia a la retención de líquidos.
  • Edad: Cuanto mayor sea la edad, mayor será también el deterioro valvular de las venas y la posibilidad de que aparezcan varices.
  • Herencia familiar: Si en la familia hay personas con varices, mayor es el riesgo de padecerlas. Se estima que la mitad de los afectados por varices poseen antecedentes familiares.
  • Sexo: Son más frecuentes en mujeres que en hombres debido a ciertos factores como los cambios hormonales a lo largo de la vida de las mujeres (embarazo, pubertad, uso de anticonceptivos, menopausia…).
  • Obesidad: El sobrepeso efectúa una presión extra en las piernas y provoca las varices.
  • Vida sedentaria: Estar mucho tiempo sentado o de pie hace que las venas tengan que trabajar más para retornar la sangre al corazón. Sin embargo, debe tener añadidos factores como la facilidad de producción y predisposición genética, ya que el sedentarismo no es causa de varices por sí solo.

¿Cuánto dura la cirugía para quitar las varices?

La cirugía suele durar de 2 a 3 horas, aunque el alta será tramitada tras la realización de la operación y un pequeño descanso en el hospital o la clínica. La recuperación suele tardar entre 8 y 15 días y se podrá realizar actividad normal casi desde el principio, aunque siempre en función del tipo de tratamiento, la actividad, la edad y la gravedad de la patología. También la sensibilidad en las piernas dependerá de estos factores.

Como norma general, los tratamientos son rápidos, simples e indoloros, aunque en caso de que el paciente sienta dolor agudo, molestia o efectos secundarios, es recomendable informar de inmediato al especialista. Tras el tratamiento, las varices tienden a disminuir o desaparecer por completo y es posible recuperar una mejor apariencia estética y ganar en salud al notarse mejoría en los movimientos corporales.

Hay que tener en cuenta también que, independientemente del tratamiento usado, si la persona tiene predisposición a sufrir varices, es posible que estas vuelvan a aparecer en un futuro, puesto que se trata de una enfermedad crónica. Los tratamientos eliminan las venas enfermas, pero eso no quiere decir que otras venas no puedan verse afectadas en el futuro.

La mejor manera de evitar las varices es tener una vida sana y activa, el seguimiento de un especialista y realizar revisiones anuales para verificar la salud. También existen trucos para garantizar mejores resultados, como es el uso de medias elásticas de compresión para ayudar a comprimir los vasos sanguíneos o bien realizar una actividad física rutinaria para ayudar a bombear la sangre.

¿A quién está dirigida la operación de varices?

Los especialistas recomiendan la extirpación venosa cuando se produzcan algunos factores como son:

  • Dolor y pesadez en las piernas.
  • Aparición de coágulos de sangre o hinchazón en las venas.
  • Que existan varices que no se puedan eliminar con otro tipo de tratamientos.
  • Venas varicosas que den lugar a problemas de circulación.
  • Aparición de úlceras y cambios de coloración en la piel a causa de la presión excesiva en los vasos sanguíneos.
  • Mejorar el aspecto físico de la pierna.

También hay que tener en cuenta a aquellas personas que no pueden someterse a este tipo de tratamiento: las mujeres en período de embarazo, las personas que puedan sufrir algún tipo de patología crónica y aquellas afectadas por un deficiente sistema circulatorio.

¿Las varices son peligrosas?

Las varices pueden suponer un problema bastante grave o preocupante, incluso llegar a provocar casos crónicos:

  • Problemas de tromboflebitis superficial: Consiste en la formación de un coágulo de sangre en una vena cerca de la piel. Esto puede causar dolor y otros problemas como la migración de parte del coágulo (o trombo) hacia el pulmón.
  • Dermatitis, que puede provocar la aparición de úlceras o heridas, así como el sangrado venoso al producirse una erosión de la piel de la zona en la que se sitúa una variz.
  • Hipertensión venosa, que puede provocar problemas en tejidos circundantes y superficiales.
  • Puede existir un componente infeccioso que provoque cuadros de celulitis cutánea y tromboflebitis.

El especialista puede recurrir a tratar la variz en caso de que se produzcan los siguientes síntomas:

  • Hinchazón de tobillos y pies.
  • Picores en las piernas (parte inferior).
  • Dolor y pesadez en las piernas.
  • Calambres en las piernas.
  • Cambio de color en la zona donde se sitúa la variz.

 

¿La operación de varices tiene un postoperatorio duro?

Tras la cirugía, lo más seguro es que el paciente tenga que recurrir a usar medias de compresión durante una semana, más o menos. Se recomienda reposo y elevar las piernas siempre que se pueda. Igualmente, es necesario llevar a cabo los consejos dados por el cirujano vascular y cuidar mucho la realización de los mismos si queremos tener una recuperación rápida y eficaz.

Por lo general, no se recomienda acudir al trabajo durante unos días hasta que la recuperación lo permita (aunque dependerá del tipo de trabajo y de la salud en general).

¿Cuánto cuesta la operación de varices?

Cuando el paciente acude a una clínica, normalmente suelen explicarle el tipo de tratamiento al que va a ser sometido, darle consejos para antes y después de la intervención e informarle del coste total que le van a suponer las pruebas preoperatorias, la intervención en sí misma y el posoperatorio. 

Normalmente, el precio incluye:

  • Habitación individual con cama de acompañante, comidas y hostelería que abarca un día para el paciente.
  • Pruebas preoperatorias como las analíticas de sangre, las placas, el electrocardiograma, etc.
  • Honorarios de médicos, enfermeros y anestesistas.
  • Material quirúrgico usado en la intervención.
  • Visitas postoperatorias hasta que el paciente reciba el alta médica.
  • Seguro de complicaciones médicas. En caso de que el paciente requiera un día más de hospitalización o concurra en efectos secundarios, se cubre con este seguro para no crear molestias al cliente (no es habitual, pero es un sistema de prevención).

En general, el precio puede variar entre 1900€ y 3000€ en función de factores (más lo anteriormente dicho) como la gravedad y cantidad de varices, la técnica o el tratamiento quirúrgico usado, así como la reputación y la calidad de los servicios del centro médico.

 

¿Cuáles son los tipos de cirugía para varices?

Hasta el momento, la forma más habitual de tratar las varices es el método quirúrgico, aunque ya existe otro tipo de intervenciones más novedosas que son mínimamente invasivas y reducen las complicaciones. Esto permite una recuperación más rápida del paciente y que pueda reanudar su vida cotidiana justo tras el tratamiento.

Según la SEACV (Sociedad Española de Patología Vascular), otros métodos muy usados son:

  • Escleroterapia: Se suele usar cuando las venas son pequeñas (menos de 3 mm) y denominadas arañas vasculares, que solo causan problemas estéticos. No requiere normalmente anestesia y consiste en inyectar una sustancia esclerosante para inflamar las paredes de la vena. Actualmente, existe la técnica de esclerosis con espuma, que permite tratar venas de mayor calibre.
  • Láser endovenoso: En este tratamiento se usa anestesia local y consiste en colocar una fibra óptica de pequeño diámetro en la vena afectada para que el láser obstruya dicho conducto.
  • Crioterapia: Basada en aplicar una sustancia esclerosante a -40 ºC para que el frío elimine la vena varicosa.
  • Tónicos venosos (o flebotónicos): Son fármacos que mejoran el flujo de sangre, aunque se recomiendan combinados con medias de presión. Alivian los síntomas, aunque no eliminan las varices.
  • Láser percutáneo: No necesita anestesia y se recomienda para eliminar arañas vasculares. Actúa solo en las zonas afectadas gracias a la hemoglobina. La luz del láser es absorbida por los vasos sanguíneos y, gracias al calor generado, se destruye la variz sin dañar los tejidos circundantes.
  • Radiofrecuencia: Se usa anestesia local y el médico introduce un catéter con un electrodo en la vena afectada. Al calentarse la vena, esta queda obstruida.

¿Tiene efectos secundarios la operación de varices?

La cirugía para tratar varices es tan arriesgada como cualquier otro procedimiento que implique una intervención en el organismo. Además, pueden aparecer ciertos riesgos vinculados a las varices, como que otras venas superficiales empeoren si también están afectadas o que el paciente pueda terminar teniendo cicatrices, infecciones y riesgos derivados de la anestesia. Estos últimos, así como los de la cirugía en general, son problemas respiratorios, infecciones, reacción a los medicamentos o aparición de coágulos de sangre.

A raíz de extraer la variz, también pueden aparecer efectos adversos como el daño a ciertos nervios, moratones, cicatrización o peligro de que las varices puedan reaparecer con el tiempo e incluso ser más graves de lo que fueron anteriormente (antes de la intervención), aunque no es lo normal.

En el caso de aplicar una safenectomía se pueden obtener efectos secundarios como la hipersensibilidad, hematomas, cosquilleos, falta de sensibilidad, dolor y molestias. Aun así, estos efectos suelen desaparecer pasados unos días. No suelen ser frecuentes, pero siempre es recomendable que el paciente los conozca para poder avisar de su presencia al médico.