Balón Gástrico

balon gastrico

¿En qué consiste el tratamiento del Balón o Balón gástrico?

El balón o balón gástrico puede ser la solución para lograr una pérdida de peso con el fin de conservar una buena salud. 

Es una mejora del tradicional balón gástrico, ya que no necesita una intervención tan intrusiva. Simplemente un tratamiento endoscópico. Generalmente, si el paciente es mayor edad y supera un índice corporal mayor a 27, puede acceder a este método, el cual garantiza una pérdida de peso de hasta el 15%.

 Pero, antes de saber si se es idóneo para dicha intervención, se requiere un estudio de carácter individualizado. Diferentes especialistas analizarán las ventajas e inconvenientes de aplicar este sistema y definirán cual es la mejor opción: balón ingerible, balón de 6 meses o balón de 12 meses. Entre los requisitos que se deben cumplir para iniciar el tratamiento, destaca la importancia de seguir una dieta que, en el fondo, no representa un gran esfuerzo al no ser tan estricta desde el punto de vista nutricional.

Gracias a las nuevas técnicas médicas, es posible realizar esta intervención de manera ambulatoria y con la opción de regresar al hogar después de una hora de revisión tras su implantación.

 Con el balón implantado, se siente una saciedad que ayuda a ingerir menos alimentos y, con ello, a perder peso gradualmente. Se superan las expectativas con una dieta saludable y el oportuno ejercicio diario.

El objetivo último, una vez que se haya retirado este balón gástrico, será seguir unos hábitos de alimentación saludables, además de continuar con la actividad física. El paciente verá cómo este proceso vale la pena, sobre todo porque implica un aumento de su autoestima y una mejora de la salud.

}

DURACIÓN

20 min

jeringuilla

ANESTESIA

HOSPITALIZACIÓN

No necesaria

RECUPERACIÓN

48 horas

KG. BALÓN

6M – 15 KG.

12M – 25 KG.

Llámanos y resolvemos todas tus dudas por teléfono.

La felicidad es bella

Queremos verte feliz, porque no hay nada más bello que la felicidad.

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para agendar una cita en una de nuestras clínicas:

Pide cita GRATIS

¿A quién está dirigido este tratamiento?

Este tratamiento está indicado para personas con un grado de obesidad moderada o con obesidad mórbida de grado 1. También existe la posibilidad, previo estudio médico, de ser implantado en personas con obesidad extrema, las cuales no pueden someterse a una intervención quirúrgica para colocarle un bypass gástrico por suponer un riesgo para su vida.

En caso de que se solicite al paciente perder un determinado índice de masa corporal, se obtienen muy buenos resultados como un método previo a la cirugía. Posiblemente, se descarten a los pacientes que presenten una enfermedad grave.

Duración

Una vez implantado, puede llegar a durar alrededor de 4 meses. Durante este periodo y desde los primeros minutos, se empiezan a notar sus resultados gracias a esa sensación de saciedad ya comentada. Aunque en las primeras semanas pueden aparecer algunos efectos secundarios (fácilmente tratables y normales en cada paciente), es perceptible cómo se reduce el apetito.

La pérdida de peso es gradual y, por lo general, lenta. Sin embargo, será suficiente para alentar a una forma de vida saludable incluso después de que el balón sea desechado. Todo lo demás dependerá de la fuerza de voluntad y de las ganas de superarse por parte del paciente.

Ventajas del balón o balón gástrico en píldora

La primera ventaja de este tratamiento es la oportunidad que brinda para bajar de peso de manera saludable y controlada. Además, se cuenta con el control médico de los especialistas en cada momento, que irán guiando el proceso para lograr los objetivos propuestos.

Al dar una sensación saciante, el paciente deberá ingerir una cantidad adecuada de alimentos. Esto hará que necesite muchas menos calorías y, en consecuencia, pueda bajar de peso.

Durante el tratamiento se tendrá la asesoría de un nutricionista, que indicará la dieta correcta para optimizar todo el proceso de pérdida de peso. Debido a su duración aproximada de cuatro meses, será más sencillo, una vez que se retire el balón gástrico, seguir los nuevos hábitos alimenticios.

Desde su implantación hasta su retirada, el paciente no tendrá que someterse a ninguna intervención quirúrgica, ya que no requiere anestesia total. Esto significa que el mismo día que se coloca puede abandonar el hospital y hacer una vida normal. Lo único que notará es que necesitará menos cantidad de comida para sentirse satisfecho.

A diferencia de otros métodos, se podrá acudir a la cita con el médico sin esa compañía necesaria que se solicita en las cirugías. Por lo general, el proceso es completamente aceptado por la mayoría de los pacientes, a los que se les analiza previamente para evitar cualquier inconveniente.

Su fácil introducción en el área estomacal se acompaña de una sencilla extracción. De este modo, es fácil olvidarse de postoperatorios o de esas recuperaciones tan fatigantes. El mismo día que se extrae por el especialista se puede seguir haciendo vida normal.

Si se compara con otros balones tradicionales, el balón Elipse no necesita tanto tiempo dentro del estómago. El proceso de pérdida de peso es completamente natural, además de evitar diversos riesgos, como la diabetes o padecer de hipertensión arterial fruto de la obesidad.

Al final de todo, los mayores beneficios son el bienestar y, por supuesto, la felicidad del paciente al verse más saludable y con una vida completamente renovada. Merece la pena probar este método de adelgazamiento, sobre todo porque no implica un gran riesgo para la salud.

¿Cuántos kilos se pueden perder con el balón gástrico?

En función de cada paciente y de su voluntad por seguir este tratamiento de manera estricta, se puede llegar a perder hasta la mitad de peso. Aunque, si hay que hablar de una media durante los cuatro meses que dura el balón en el organismo, lo más común es quitarse 10 kilos de encima.

Obviamente, si se sigue con el buen hábito que marca la dieta recomendada por el nutricionista, la pérdida a largo plazo llegará a ser notable. Hay personas que en esos primeros meses han llegado a perder 15 kilos. Solo hay que recordar que cada cuerpo es distinto, así que no hay que extrañarse de superar esa cifra.

Hay que tener en cuenta que es imprescindible que se acompañe a la dieta diaria con el ejercicio físico apropiado. En este sentido, se puede ir aumentando el tiempo de actividad deportiva en función de cómo el usuario gane mayor resistencia física. El paciente se dará cuenta de que se produce un incremento progresivo en su agilidad.

Otro aspecto que se debe considerar es que el cuerpo irá perdiendo peso lentamente, por lo que se debe tener paciencia. Lo importante es ver cómo la báscula marca cada mes menos kilos. De esta forma, en un año y siguiendo esta forma de vida saludable, se pueden llegar a perder entre 30 y 45 kilogramos.

Los especialistas irán modificando la dieta y ofreciendo recomendaciones en cada paso. La meta será llegar al peso ideal y mantenerse ahí para que el organismo no sufra las enfermedades típicas del sobrepeso. Estas, entre otros aspectos, suelen comprometer al sistema sanguíneo y a los niveles de insulina en sangre.

Balón Elipse precio

Una de las preocupaciones de los pacientes suele centrarse en el precio de los tratamientos. Antes que nada, es importante que se analicen todas las ventajas que se han expuesto en los apartados anteriores, sobre todo que no hay que permanecer ingresado en un hospital.

Este es un proceso muy rápido e inofensivo para el organismo. No solo entra en el precio la implantación del balón gástrico, sino también la atención personalizada por parte de varios especialistas, los cuales estarán pendientes del progreso y de la pérdida de peso.

Una vez que se ha observado todo, el precio, que oscila entre los 3600 y 4000 euros, resulta bastante justo. Se deberán tener en cuenta las características que ofrezca la clínica, las cuales pueden modificar ligeramente estas cifras.

¿Para quién no está recomendado el balón gástrico ingerible?

El balón gástrico Elipse ingerible tiene algunas contraindicaciones que se deben tener en cuenta. Para comenzar, si el índice de masa corporal es inferior a 27, el paciente no es idóneo para este tratamiento.

Tampoco es aconsejable para los pacientes menores de 13 años, así como para las personas que superen los 70 años. Asimismo, si se ha sometido a una cirugía bariátrica, se deberá consultar con el médico. Otra contraindicación importante es padecer una hernia de hiato que supere los 8 centímetros. Por otro lado, en caso de que se presenten anomalías en el esófago o la faringe, el especialista puede descartar esta intervención.

Si se está embarazada o se cree estarlo, no es recomendable este tratamiento. En diabéticos con la enfermedad avanzada puede negarse la implantación del balón gástrico por el riesgo que conlleva. En procesos inflamatorios o circulatorios, el especialista deberá estudiar el caso individual de cada paciente. Se desaconseja ante la toma de medicamentos antiinflamatorios.

Si existen alergias a la silicona o a los materiales del balón gástrico, tampoco podrá realizarse este tratamiento. También habrá que descartar a personas con problemas de alcohol o drogas. En pacientes con trastornos psiquiátricos, será precisa una valoración exhaustiva en la que se tenga en cuenta si se está tomando algún tipo de medicamentos para dicho fin.

Por otro lado, habrá que valorar si la persona padece de úlceras gastrointestinales o presenta algún tipo de lesión que afecte a su mucosa gástrica. En caso de que se sospeche de esofagitis, será necesaria una evaluación. Todos las factores comentados son fundamentales para decidir o no la implantación del balón gástrico.

¿Cómo es el proceso de colocación y extracción del balón?

El balón tiene un proceso de colocación y extracción tan sencillo como asombroso. Lo primero que se debe hacer es ingerir una especie de cápsula en la que va introducido el balón. Esta deberá llegar al estómago en un breve lapso de tiempo.

La cápsula donde está ubicado el balón está compuesta, además, por un pequeño tubo, el cual servirá para dar forma al balón. Esto se consigue por medio de un catéter, que debe introducir el especialista por la boca. Una vez que se empalman el catéter y el tubo, se comienza a introducir agua hasta dar la forma esférica que requiere el balón gástrico. Para evitar una mayor molestia, se seda parcialmente al paciente.

Cuando se ha terminado de llenar el balón, se retira cuidadosamente el tubo y se deja de sentir cualquier molestia. Todo este proceso tarda aproximadamente 20 minutos. Como puede apreciarse, es muy rápido. Después, habrá que estar en observación entre una y dos horas y, posteriormente, el paciente podrá ir a casa para seguir la vida normal.

En cuanto a la extracción del balón, cabe destacar que, de forma automática, el organismo lo desecha al cuarto mes, cuando ha logrado perder el peso requerido. No se necesita hacer nada más. Por suerte, se tiene el seguimiento de los médicos a lo largo del proceso para que el paciente obtenga toda la tranquilidad que necesita.

Balón gástrico: riesgos o efectos secundarios

Dado que se trata de un tratamiento muy seguro, el máximo riesgo que se puede correr es que, después de la expulsión del balón gástrico, se gane el peso perdido por no seguir las indicaciones médicas. Hay que recordar que resulta fundamental cambiar los hábitos alimenticios y comenzar a practicar ejercicio de manera regular.

Es probable que, durante el periodo que se mantenga el balón en el organismo, haya más reflujo estomacal, así como un mayor ensanchamiento de la cámara superior situada en el estómago. La mucosa gástrica también puede mostrar una mayor irritación. No obstante, estos efectos pueden controlarse por medio de medicamentos recetados por los especialistas.

Una vez que han pasado los cuatro meses del tratamiento, quedarán atrás estas posibles molestias que, en ningún momento, afectarán de forma importante al paciente.

En conclusión, el balón gástrico Elipse supone una mejora para la salud, ya que ayuda a recuperar el peso normal y a comenzar un nuevo modelo de vida. Sin lugar a dudas, es un sistema efectivo y seguro. Además, los especialistas llevarán a cabo un completo seguimiento durante todo el proceso.