Quema grasa inyectable

quema grasa inyectable lipolyx

¿En qué consiste el quema grasa inyectable?

El quema grasa inyectable o lipolyx es una fórmula específica que se infiltra de forma indolora con cánula. Se inyecta el producto directamente en la zona a tratar al nivel de la grasa, consiguiendo que esta se disuelva para a continuación, ser expulsada por los mecanismos naturales del cuerpo.

En los días posteriores a la aplicación, el cuerpo eliminará los ácidos grasos liberados por la solución. Desde Top Clinic recomendamos ejercitar el cuerpo con paseos y combinarlo con radiofrecuencia.

Este tratamiento ofrece grandes resultados y contribuye a remodelar la figura sin demasiado esfuerzo. 

Llámanos y resolvemos todas tus dudas por teléfono.

Tratamientos complementarios

nutrición

Nutrición

Precio a consultar

radiofrecuencia corporal

Radiofrecuencia corporal

Precio a consultar

La felicidad es bella

Queremos verte feliz, porque no hay nada más bello que la felicidad.

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para agendar una cita en una de nuestras clínicas:

Pide cita GRATIS

Lipolyx o quema grasa inyectable

Es el nombre de la técnica que permite perder grasa de áreas localizadas con facilidad. Para ello, se utiliza el ácido desoxicólico, los adipocitos se licúan y se eliminan por la orina de manera natural.

El procedimiento se conoce también como liposucción sin cirugía. Para aumentar su efectividad se suele combinar con otro tipo de alternativas como el drenaje linfático o la mesoterapia.

El objetivo final es lograr que el tejido adiposo vaya drenando la grasa progresivamente. Se recomienda confiar exclusivamente en profesionales para la realización de este procedimiento. Factores como el tipo de obesidad o el historial médico del paciente inciden en la cantidad de sustancia que vaya a emplearse.

¿Cómo se lleva a cabo el tratamiento con quema grasa inyectable?

Cuando el paciente acude a la consulta con el especialista, este analizará cuáles son las áreas con mayor acumulación de grasa. Tras repasar el historial médico y la medicación de la persona, se explica la intervención.

Quien se someta al tratamiento deberá tumbarse en una camilla. El facultativo utilizará una jeringuilla para inyectar la sustancia quema grasa. Lo habitual es que se inyecte en distintos puntos del área afectada. Este proceso es indoloro y no causa ningún tipo de molestia.

En un mínimo porcentaje de ocasiones se puede sentir calor o experimentar un enrojecimiento en la piel. La aplicación de una crema hidratante o de efecto frío es suficiente para superar estos síntomas. Podrían aparecer hematomas que desaparecen progresivamente.

Posteriormente, se somete al paciente a una sesión de cavitación con ultrasonidos. Estas ondas llegan al tejido adiposo y facilitan la licuación de la grasa. Tras terminar la sesión, es posible hacer vida normal.

¿A quién está dirigido este tratamiento?

Este tipo de liposucción sin cirugía está recomendado para personas sanas que no tienen problemas de peso. Este tratamiento se realiza tras una valoración médica. Se recomienda realizar ejercicio y mantener una dieta equilibrada en el día a día pues favorece los resultados.

Duración del quema grasa inyectable

El número de las sesiones varía según el paciente, por lo que es imprescindible una valoración del doctor. Los resultados son definitivos y aparecen progresivamente en los días posteriores a las sesiones.

Asimismo, dependiendo de la morfología del paciente, se pueden programar diversas sesiones. La duración media de cada una de ellas es de 30 minutos. Para un área con grasa localizada, es usual someterse a cinco sesiones.

Principales beneficios del Lipolyx, quema grasa inyectable

En los siguientes apartados se explican detalladamente las diversas ventajas de esta técnica:

  • Menor riesgo de complicaciones: Al tratarse de una técnica ambulatoria que no exige anestesia o realizar incisiones, se evita la posibilidad de infección. Lo habitual es que el paciente llegue y se marche de la consulta por su propio pie y sin tener que esperar un tiempo concreto tras la intervención.
  • Efectos visibles y rápidos: Los resultados son visibles pasadas unas horas. La persona notará cómo el área intervenida va reduciendo su volumen progresivamente. Esto le animará a seguir adelante con las sesiones programadas y a eliminar la grasa correspondiente.
  • Apenas requiere recomendaciones posteriores: En otras técnicas es bastante habitual tener que llevar ropa compresiva durante varias semanas, repasar los drenajes o someterse a curas de las suturas. Lipolyx apenas exige evitar la ropa demasiado ajustada para evitar que se inflame la parte del cuerpo donde se ha inyectado la sustancia. Además, se recomienda que se aumente la ingesta de agua para contribuir a la eliminación de la grasa. No es recomendable tomar bebidas con gas o exponerse al sol durante el día siguiente al tratamiento. Los rayos UV podrían calentar y enrojecer la piel de la zona tratada. Pasado el plazo comentado, es suficiente con usar un protector solar específico.
  • Eficacia, rapidez y buen precio: Quien se somete a este tipo de intervención busca remodelar su silueta. Lipolyx lo permite y, además, a un precio sensiblemente inferior al de una liposucción estándar. Los resultados son duraderos siempre que se tengan en cuenta las recomendaciones del especialista.

¿Cuándo se recomienda emplear Lipolyx, técnica de quema grasa inyectable?

Es importante subrayar quiénes son los pacientes que pueden someterse a esta técnica. Se aconseja a personas que, a pesar de hacer dieta o practicar deporte, presentan áreas con grasa localizada que no termina de desaparecer. Deben añadirse al grupo anterior los que no quieren someterse a una liposucción por posible miedo al procedimiento.

En caso de obesidad, el especialista recomendará una dieta previa para perder el máximo peso posible. Tras varios meses es cuando se decide actuar contra la grasa rebelde que no ha podido eliminarse.

La técnica se desaconseja totalmente a las embarazadas o las que están dándole el pecho a su bebé. Tampoco pueden disfrutar de sus ventajas los enfermos de dolencias cardiovasculares o hepáticas. Como ya se ha indicado, el repaso a las enfermedades previas es indispensable para determinar la idoneidad del tratamiento.

La acumulación de tejido graso en el abdomen, las caderas, los muslos o la parte baja de la espalda no es fácil de eliminar. Lo mismo sucede en el óvalo facial o en la papada. Contar con una opción para eliminar en torno a uno o dos centímetros de volumen por sesión es siempre beneficioso.

La rotura de las células de grasa supone que no pueda volver a almacenar grasa en su interior. Basta con seguir una dieta saludable y con evitar el sedentarismo para lograr el efecto deseado. Confiar en otras alternativas complementarias, ya mencionadas, contribuye a seguir afinando la figura.

Se recuerda que Lipolyx también evita la flacidez de la piel y reduce la celulitis. Será el número de sesiones el que marque el éxito del procedimiento. La supervisión periódica de los resultados contribuye a elegir las alternativas más aconsejables para cada caso. Todo dependerá del cuerpo de la persona y de cómo haya aceptado la sustancia inyectable.

El grado de satisfacción con Lipolyx supera el 98%. Sesión tras sesión, se puede comprobar que el volumen baja y que es posible despedirse de la grasa más resistente a las dietas o al ejercicio.

Ir al contenido