Manchas

manchas

¿Qué son las manchas faciales?

¿La piel de tu rostro presenta manchitas marrones o pequeñas pecas? ¿Aparecieron con el paso de los años, por la exposición solar o tras un embarazo? No busques más. Tienes lo que se llama piel con manchas o melasma. Pero no te asustes. Por supuesto, existen tratamientos que actúan eficazmente contra estos problemas de la piel: láser, peeling y mascarillas despigmentantes ¡Te lo contamos todo!

Desde Top Clinic nos encargamos de rejuvenecer tu rostro con los tratamientos que ponemos a tu disposición.

Llámanos y resolvemos todas tus dudas por teléfono.

Tratamientos para eliminar manchas

tratamientos faciales

Tratamientos faciales

Precio a consultar

La felicidad es bella

Queremos verte feliz, porque no hay nada más bello que la felicidad.

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para agendar una cita en una de nuestras clínicas:

Pide cita GRATIS

¿Qué son las manchas de la cara y por qué es recomendable tratarlas?

Las manchas de la cara son alteraciones pigmentarias en la piel producidas, generalmente, por la acumulación desigual de melanina en un área determinada. Aunque tienden a manifestarse con la edad, los factores que causan su aparición son múltiples: genéticos, radiaciones solares, cambios hormonales, patologías, efectos secundarios de medicamentos, irritaciones, etc.

Las manchas faciales pueden presentar diferentes formas y colores. Las hay irregulares, homogéneas, planas o con relieve. Su color varía también y ofrece una información valiosa sobre las características y las causas de la alteración cutánea. Por ejemplo, los tonos oscuros suelen ser la consecuencia de la edad o de una excesiva exposición al sol. Las manchas rojas son lesiones vasculares formadas por una combinación de elementos que solo un dermatólogo puede diagnosticar.

Por lo general, los trastornos de la pigmentación provocan un efecto antiestético. El ideal de belleza es un cutis uniforme, luminoso y liso. Cualquier elemento que rompa esta deseada armonía suele considerarse desagradable. Con frecuencia, las manchas son fuente de complejos para las personas que las padecen. Por ello, se recurre a tratamientos dermoestéticos que las eliminen o disimulen.

Sin duda, la estética es un aspecto que no debe descuidarse. No obstante, la piel revela datos muy importantes sobre la salud de una persona. Por ello, cuando aparecen manchas faciales, resulta fundamental hacer un seguimiento profesional y consultar a un médico.

¿Cómo eliminar las manchas faciales?

Solo un dermatólogo está cualificado para tratar con eficacia las manchas faciales. Recurrir a cremas o a remedios caseros sin antes consultar a un profesional puede ser muy contraproducente. Un médico aplica un riguroso protocolo basado en la evidencia científica. Examen, diagnóstico y tratamiento son las etapas que deben respetarse para obtener resultados exitosos.

Los dermatólogos insisten en que el primer paso para conservar un cutis sano es la prevención. Utilizar protección solar todo el año, evitar las cabinas de bronceado o usar cremas con antioxidantes y retinoides ayuda a evitar la aparición de manchas. Si prevenir no ha sido suficiente, es necesaria la intervención de un profesional. El dermatólogo realiza un examen exhaustivo de la piel con el objetivo de elaborar un diagnóstico. Dos factores son fundamentales en esta fase:

  • Determinar cuál es el origen de la mancha y de qué tipo se trata.
  • Detectar potenciales manchas que se estén formando bajo la epidermis.

Una vez resuelto el diagnóstico, es el momento de decidir el tratamiento individualizado más adecuado. Existen numerosos procedimientos para quitar las manchas de cara. Los siguientes son algunos de los más utilizados hoy en día:

  • Tratamiento con hidroquinona: se trata de una crema despigmentante indicada para el tratamiento gradual de manchas como el melasma o la hiperpigmentación senil. Sus efectos son visibles entre 8 y 12 semanas después de la primera aplicación.
  • Tratamiento con láser: utiliza un intenso rayo de luz para cauterizar la zona de piel afectada. Suele ser recomendable para manchas solares o seniles.
  • Microagujas de titanio: provocan unas microperforaciones que estimulan la producción de colágeno y mejoran la elasticidad de la piel.
  • Mascarillas de uso médico: mediante la aplicación de productos exfoliantes, se elimina la capa superior de la epidermis. Favorece la regeneración de las células y la producción de colágeno.
  • Tratamientos orales: el uso de medicamentos a base de ácido tranexámico ha demostrado ser eficaz contra las manchas del embarazo o el melasma.

¿Qué tipos de manchas faciales existen?

Para realizar un diagnóstico cutáneo satisfactorio, el dermatólogo debe analizar todos los elementos que le permitan identificar las causas de las manchas y su tipología. Factores como el tipo de piel del paciente, su nivel de hidratación, el estado de sus poros o el nivel de melanina son fundamentales para optar por un tratamiento u otro. Lo que un dermatólogo debe dilucidar cuanto antes es si el trastorno cutáneo del paciente se trata de un simple problema estético o si, por el contrario, es la manifestación de una patología. Las alteraciones pigmentarias más habituales son melasma, manchas solares y manchas seniles.

¿En qué consiste el melasma facial?

El melasma facial es una patología cutánea que padecen sobre todo las mujeres y que se caracteriza por unas manchitas simétricas oscuras, sobre todo en el rostro. Las zonas más expuestas a las radiaciones solares suelen ser las más afectadas: frente, mejillas, antebrazos y cuello. Sus causas son múltiples: embarazo, exposición al sol, edad, cremas depilatorias, ingesta de medicamentos, etc. El melasma se suele tratar con una combinación de terapias que incluyen el ácido tranexámico, las cremas despigmentantes y el peeling.

¿Por qué salen las manchas solares? ¿Cómo se quitan?

No muchas personas saben que el bronceado solar es, en realidad, la respuesta del sistema inmunológico cutáneo al daño producido por los rayos ultravioleta. Esta respuesta consiste en la segregación de la melanina, pigmento natural que causa el bronceado. Cuando se evita el sol, la piel recupera su color habitual y se regenera. Sin embargo, con la edad, la capacidad regeneración es cada vez menor y comienzan a aparecer manchitas en las zonas más expuestas. El tratamiento de este tipo de manchas suele ser una combinación de las terapias dermatológicas ya mencionadas.

¿Qué son las manchas seniles?

Las manchas seniles son planas, ovaladas y de color marrón. Afectan más a las personas de piel clara. Lo cierto es que conviene aclarar algo: las llamadas manchas de la edad no las produce el envejecimiento, sino, una vez más, la exposición al sol. Conviene, por tanto, utilizar protectores solares para prevenirlas. Para combatirlas, lo más recomendable son los tratamientos dermatológicos habituales.

¿Cuándo hay que preocuparse por las manchas en la piel?

Aunque la gran mayoría de las manchas son inocuas, conviene prestar atención a cualquier cambio de forma, de tamaño o de color. Si producen picazón o sangran, la visita al dermatólogo es obligatoria para asegurarse de que no se trate de un trastorno maligno o de melanoma.

Otras señales que podrían ser indicios de cáncer de piel tipo melanoma son: asimetrías en las manchas, bordes irregulares y color no uniforme. En todo caso, ya que no siempre es fácil detectar a simple vista las diferencias entre manchas de cara benignas y malignas, es fundamental consultar cuanto antes a un dermatólogo.