Bolsas

bolsas ojos

¿Qué son las bolsas?

Las bolsas en los ojos consisten en una hinchazón leve o inflamación debajo de los ojos. Pueden consistir en retención de líquidos o deberse al crecimiento y herniación de las concentraciones de grasa que existen en la zona ocular. Cuando el músculo que las sostiene cede, se forma una hernia, lo que forma unas bolsas permanentes bajo los ojos.

Una tercera forma de tener bolsas bajo los ojos es el exceso de piel que aparece por el proceso de envejecimiento. En un principio, las bolsas no son molestas, solo se trata de una cuestión estética. Pero puede llegar a entorpecer la visión.

Llámanos y resolvemos todas tus dudas por teléfono.

La felicidad es bella

Queremos verte feliz, porque no hay nada más bello que la felicidad.

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para agendar una cita en una de nuestras clínicas:

Pide cita GRATIS

¿Qué síntomas tienen las bolsas bajo los ojos?

Una persona tiene bolsas bajo los ojos si presenta:

  • Leve hinchazón bajo los ojos
  • Piel flácida o floja (especialmente en el contorno de los ojos)
  • Ojeras: contornos oscuros de los ojos
  • La mirada parece más cansada o triste

¿Por qué aparecen las bolsas en los ojos?

Las bolsas bajo los ojos pueden tener varias causas:

  • Proceso de envejecimiento. Es la causa más frecuente de las bolsas. Así, suelen aparecer a partir de los 40 años, aunque pueden presentarse también en personas más jóvenes por otro de los factores.
  • Predisposición genética: Si los padres han tenido bolsas bajo los ojos (ya sea de jóvenes o mayores), es más probable tenerlas.
  • Modo de vida: El consumo de alcohol, el tabaco y el descanso inadecuado favorecen la aparición de bolsas.
  • Retención de líquidos: Por ejemplo, tras una comida salada. Suelen ser transitorias.
  • Alergias y resfriados: Las bolsas de los ojos pueden acompañar a la rinitis (inflamación de los senos nasales y mucosidad). En ese caso, también son transitorias.

¿Cómo eliminar las bolsas debajo de los ojos?

Las bolsas bajo los ojos se pueden prevenir si se lleva una dieta equilibrada, se evita tomar alimentos salados unas horas antes de dormir, no se fuma y se limita el consumo de alcohol. Es muy importante dormir adecuadamente.

También se pueden evitar las bolsas bajo los ojos con cosméticos adecuados. Existen cremas de contorno de ojos específicas para este problema. En todo caso, algunos ingredientes en una crema adecuada para evitar las bolsas son antioxidantes, hidratantes, cafeína y colágeno.

Por otra parte, si las bolsas se deben a un problema transitorio (retención de líquidos, alergias, etc.), se pueden aliviar aplicando frío en la zona. Pero no se recomienda aplicar hielo, es mejor algo a la temperatura de un frigorífico, como una botella de agua fría.

Cuándo consultar al médico

Si la hinchazón es grave, persiste en el tiempo, es dolorosa, pica o se enrojece, sería conveniente consultar al médico, pues las bolsas podrían estar causadas por una enfermedad que requiera tratamiento, como problemas de tiroides, infecciones o alergias.

Además, el médico puede derivar el caso a un oftalmólogo o cirujano plástico, que pueden dar solución al problema.

Cirugía para eliminar o tratar las bolsas de los ojos

Cuando las bolsas en los ojos se deben a problemas genéticos, o se trata de un caso grave, se suele recurrir a la cirugía. Esta intervención restaura las fibras y el colágeno en la zona. Si es una hernia, se eliminará la grasa sobrante y se reubicarán correctamente los depósitos grasos.

El tratamiento dependerá de las causas de las ojeras. Puede emplearse:

  • Blefaroplastia: Consiste en eliminar quirúrgicamente el tejido (piel o músculo) sobrante.
  • Otras técnicas: Si se trata de una hernia, se pueden emplear otras cirugías o combinarlas con la blefaroplastia.


La blefaroplastia también se efectúa de manera distinta según el caso. Así, permite corregir la presencia de grasa, piel y músculos de los párpados inferiores. Esto permite mejorar la apariencia de los ojos y, si se ha visto afectada, mejorar la comodidad de la visión.

Los candidatos para la blefaroplastia pueden ser personas que deseen eliminar las ojeras por motivos de salud o estéticos. Frecuentemente, son personas mayores de 40 años o que tienen bolsas en los ojos por motivos genéticos.

Es mejor consultar con el médico si el candidato tiene enfermedades tiroideas, presión arterial alta, enfermedades cardiovasculares, falta de lágrimas, glaucoma o diabetes.

Hay distintas técnicas para realizar esta intervención y la más adecuada debe ser elegida por un oftalmólogo especialista, según las necesidades del paciente. Principalmente, se distinguen cuatro tipos de blefaroplastia:

  • Blefaroplastia superior: Se lleva a cabo con microincisiones sobre el pliegue natural de los párpados superiores para eliminar la piel y la grasa sobrante. El resultado es una mirada con aspecto más joven y descansado.

  • Blefaroplastia inferior: Se retira una parte de la piel del párpado inferior, y suele ser la más frecuente para eliminar bolsas de los ojos. Puede incluso mejorar los surcos de las ojeras, ya que recoloca la grasa.

  • Blefaroplastia transconjuntival: En ella, se efectúa la incisión entre los párpados y el globo ocular. Es más habitual para pacientes que no tienen bolsas muy pronunciadas ni problemas de laxitud en los tejidos de los ojos. Es la más recomendada para pacientes más jóvenes. No se sutura la piel; por tanto, no requiere cicatrización y la recuperación es más rápida.

  • Blefaroplastia subciliar: En este caso, la incisión se realiza debajo de la línea de las pestañas. Así, se consiguen reducir las bolsas de los parpados inferiores eliminando parte de la grasa acumulada que hay en su interior.

La duración de una blefaroplastia es aproximadamente de 1 hora y, según el caso, es posible que el cirujano indique que las primeras 24 horas se deba mantener una oclusión oftálmica, es decir, llevar una venda sobre los ojos. En 2 o 3 días se puede volver a llevar una vida normal y se recomienda no maquillarse los ojos en los 10 días siguientes a la intervención.

Como se puede ver, las bolsas en los ojos tienen una fácil solución, que dependerá de la causa y la gravedad. Lo mejor es consultar con el especialista cuál sería el mejor tratamiento para cada caso.